Berenjenas
Las antocianinas de las berenjenas protegen contra la hipertensión. Archivo

Un estudio ha demostrado que el consumo de una porción de arándanos a la semana reduce la posibilidad de sufrir hipertensión en un 10 por ciento. Los compuestos que hacen tan beneficiosos a los arándanos también están presentes en gran cantidad en las frambuesas o las berenjenas.

La ingesta adecuada de antocianinas podría contribuir a la prevención de la hipertensión"La investigación de la Universidad de East Anglia y la Universidad de Harvard (EEUU) concluye que las antocianinas, unas compuestos bioactivos presentes en los arándanos, protegen contra la hipertensión. Asimismo, las antocianinas, que pertenecen a la familia de los flavonoides, se encuentran también en grandes cantidades en las grosellas negras, las frambuesas y las berenjenas.

También, los flavonoides están presentes, aunque en menos cantidad, en numerosos tipos de fruta, vegetales, granos y hierbas. Hasta el momento, se sabía que los flavonoides presentes en el té, el zumo de frutas, el vino rojo y el chocolate negro reducen el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares.

Miles de dietas en 14 años

Para llevar a cabo la investigación, que se publica en American Journal of Clinical Nutrition, los científicos han tomado en cuenta los estudios sobre la salud de las enfermeras y la salud de los profesionales sanitarios realizados durante un periodo de 14 años. De ellos, han analizado la dieta de 134.000 mujeres y 47.000 hombres.

"Nuestros hallazgos son emocionantes y sugieren que la ingesta adecuada de antocianinas podría contribuir a la prevención de la hipertensión", afirma el autor principal del estudio y profesor del departamento de Nutrición de la Universidad East Anguila, Aedin Cassidy.