cumbre clima Montreal
El comisario europeo de Desarrollo, en Montreal (Reuters). Reuters

Este anuncio ratifica las palabras de la ministra francesa de Medio Ambiente, Nelly Olin, quien señalaba el jueves por la tarde que se había llegado a un acuerdo para el inicio de conversaciones para la extensión del Protocolo de Kioto -que ahora sólo obliga a reducciones de emisiones a países industrializados- tras el 2012, fecha en la que se acaba su vigencia.

El acuerdo alcanzado obliga a iniciar negociaciones que culminen en otro protocolo similar al de Kioto
Según este acuerdo, los países reunidos -Unión Europea
 y los países en vías de desarrollo, agrupados en el llamado G77- se comprometen a iniciar conversaciones antes del fin de este año para establecer medidas futuras en la lucha contra el cambio climático.

Las fuentes consultadas por Efe en la Cumbre sobre el Cambio Climático de la ONU indicaron que el texto acordado elimina la obligación de que para noviembre de 2008 esté concluido "el proceso para considerar posteriores compromisos" que quedarían fijados en un acuerdo que ya se ha empezado a llamar Kioto 2.

EEUU y Australia se niegan a firmar

La Unión Europea afrontaba la última jornada de negociaciones con la posibilidad de concentrarse en el otro frente abierto en la cumbre de Montreal, la integración de Estados Unidos y Australia en el proceso del Convenio Marco de las Naciones Unidas contra el Cambio Climático.

Desde el inicio de la Conferencia de Montreal el pasado 28 de noviembre, Estados Unidos -país responsable del 23% de las emisiones contaminantes a la atmósfera, pero que nunca ha ratificado el Protocolo de Kioto- ha anunciado que se niega a entrar en un proceso formal de conversaciones con el resto del mundo sobre cómo afrontar el cambio climático.

La postura de Washington se ha mantenido invariable para desesperación de más de un delegado comunitario que veía como la delegación estadounidense rechazaba puntos de partida ya aceptados por el propio presidente George W. Bush en, por ejemplo, la última Cumbre del G8 celebrada en julio.

Europa intenta dejar aislado a EEUU en su postura
Ante la posición estadounidense, la estrategia de la UE y Canadá ha sido dejar sin "oxígeno" a Estados Unidos, eliminando discrepancias con otros países para presentar un frente común con el resto del mundo y dejar sin argumentos a Washington sobre la falta de unidad para afrontar el cambio climático.

Europa ha expresado un "optimismo" con reservas de que en las próximas horas Estados Unidos se sienta lo suficientemente aislada como para aceptar de nuevo lo que ya había aceptado hace pocos meses.

Según dijo la ministra británica de Medio Ambiente, Margaret Beckett, el jueves tras la presentación del texto de compromiso por parte del presidente de la conferencia, el ministro canadiense Stéphane Dion, "parece haber un atmósfera general de buenas intenciones".

En palabras de un delegado, en las próximas horas "la cuestión es ver quién se cansa antes".