Recuperando la memoria
Tres ancianas hacen ejercicios para no olvidar.

Un equipo de científicos del Centro de Investigación Biomédica de La Rioja (CIBIR) y del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha descubierto que los pacientes de alzheimer podrían tener más probabilidad de desarrollar tumores cerebrales.

Según publica la revista Oncogene, los científicos han utilizado un modelo animal de la enfermedad de Alzheimer para estudiar la relación de esta enfermedad con el cáncer. Este modelo consiste en ratones modificados genéticamente que expresan dos genes mutados que se encuentran en algunos enfermos de alzheimer con antecedentes familiares.

Los científicos han utilizado un modelo animal de la enfermedad de Alzheimer para estudiar la relación de esta enfermedad con el cáncerComo consecuencia, los ratones desarrollan todos los síntomas de la enfermedad que se observan en humanos, como pérdidas de memoria progresivas, aparición de placas seniles en el cerebro, destrucción neuronal o dificultades para relacionarse con su entorno.

El Gobierno de La Rioja, en un comunicado, ha informado de que los investigadores inyectaron una sustancia cancerígena en el cerebro de ratones normales y de ratones mutantes (portadores de la enfermedad de Alzheimer) y descubrieron que los animales aquejados de alzheimer desarrollaban tumores mucho antes y en mayor proporción que los ratones normales.

Intentando buscar una explicación lógica para esta observación, el equipo investigador, dirigido en el CIBIR por Alfredo Martínez, estudió diversos marcadores de inflamación en el cerebro de ratones normales y afectados por el alzheimer.

Inflamación crónica del tejido cerebral

Las conclusiones del trabajo indican que la enfermedad de Alzheimer produce un estado de inflamación crónica en el tejido cerebral, probablemente mediado por la acumulación de la proteína amiloide. Por su parte, esta inflamación causa una predisposición a la progresión del cáncer.

Según este equipo de científicos, existen muy pocos estudios clínicos que pongan en relación estas dos enfermedades y es posible que muchos casos pasen desapercibidos ya que se dan en personas de avanzada edad a las que normalmente no se les practica la autopsia.

Los investigadores sostienen que si se confirma esta relación entre la enfermedad de Alzheimer y el cáncer en pacientes humanos, habría que pensar en promover terapias antiinflamatorias en los pacientes con enfermedad de Alzheimer para intentar prevenir el desarrollo del cáncer.