Qué es la enfermedad miastenia gravis: causas, síntomas y tratamiento

Reconstrucción informática de la estructura de la acetilcolinesterasa.
Reconstrucción informática de la estructura de la acetilcolinesterasa.
Wikipedia

La miastenia gravis es una enfermedad que afecta a la unión neuromuscular, es decir, es causada por la ruptura de comunicación normal entre los nervios y los músculos, por lo que provoca en el paciente una debilidad muscular variable.

Concretamente, esta enfermedad se provoca porque, normalmente, cuando los impulsos recorren el nervio, las terminaciones nerviosas segregan una sustancia neurotransmisora llamada acetilcolina. Sin embargo, en la miastenia gravis los anticuerpos bloquean, alteran, o destruyen los receptores de acetilcolina en la unión neuromuscular. 

Esta enfermedad puede afectar tanto a hombres como mujeres de cualquier edad, aunque lo más frecuente es que se de en mujeres menores de 40 años y hombres mayores de 60 años, según Mayo Clinic

Los síntomas que provoca esta enfermedad están directamente relacionados con los músculos bajo control voluntario, ya que esta enfermedad no afecta a la musculatura involuntaria, como la cardíaca o intestinal, según indican desde la Clínica de la Universidad de Navarra.

Síntomas de la mistenia gravis

La miastenia grave puede afectar cualquiera de los músculos que se controlan voluntariamente, aunque ciertos grupos musculares se ven afectados con mayor frecuencia.

De hecho, los primeros síntomas de esta enfermedad suelen presentarse en los ojos. El primer indicio más común es la ptosis, según la Academia Americana de Oftalmología también conocida como párpados caídos, que puede afectar a uno o ambos ojos. Además, se puede producir visión doble, debilidad en brazos o piernas y otros grupos de músculos.

Esta debilidad muscular va empeorando a medida que se usa el músculo afectado, por lo que los síntomas progresan con el paso del tiempo y, generalmente, mejoran con el descanso, por lo que la debilidad muscular puede aparecer y desaparecer. 

En más de la mitad de los casos de personas que tienen miastenia grave, los primeros síntomas se dan en los ojos, pero también en músculos de la cara y la garganta, que pueden afectar al habla, a la acción de tragar o a la masticación, entre otras cosas. También afecta a los músculos del cuello y las extremidades, lo que puede causar problemas a la hora de andar o de sostener la cabeza.

Causas de esta enfermedad

Es sabido que los anticuerpos son una de las causas que provocan la miastenia grave. De hecho, en la miastenia grave, el sistema inmunitario produce anticuerpos que bloquean, alteran o destruyen muchos de los receptores de los músculos para un neurotransmisor llamado acetilcolina. Con menos receptores disponibles, los músculos reciben menos señales nerviosas, lo que provoca debilidad.

Por otro lado, según Mayo Clinic, "la glándula timo es una parte del sistema inmunitario situada en el fragmento superior del pecho debajo del esternón. Los investigadores creen que la glándula timo desencadena o mantiene la producción de los anticuerpos que bloquean la acetilcolina".

Entre otras causas, también está que algunas personas desarrollan miastenia grave con anticuerpos negativos, es decir, los anticuerpos contra otra proteína, llamada proteína 4, que está relacionada con la lipoproteína y que puede tener incidencia en el desarrollo de esta afección.

Además, algunas madres con miastenia grave tienen hijos que nacen con esta afección, cuando se denomina miastenia grave neonatal. Sin embargo, por lo general, los niños se recuperan dentro de los dos meses posteriores al nacimiento.

Tratamiendo de la miastenia grave

No existe una cura para esta enfermedad, pero algunos tratamientos pueden ayudar a aliviar los signos y síntomas, como la debilidad de los músculos de los brazos o las piernas, la visión doble, los párpados caídos y las dificultades para hablar, masticar, tragar y respirar.

De este modo, ante la sospecha de miastenia gravis tras el cuadro clínico y la exploración física, hay que completar el diagnóstico mediante otras exploraciones como la administración de fármacos anticolinesterásicos, la determinación de anticuerpos antirreceptores de acetilcolina o un TAC o RNM para descartar una tumoración del timo.

Así, una vez diagnosticada, se pasa al tratamiento. Los anticolinesterásicos sirven para bloquear la degradación de la acetilcolina por medio de la enzima colinesterasa. Además, se pueden utilizar los corticoides u otros inmunosupresores como metotrexate, azatioprina o ciclosporina A.

Algunas personas con miastenia grave tienen un tumor en la glándula timo. En ese caso, los médicos extirpan quirúrgicamente la glándula timo o, incluso, si no existe un tumor en la glándula timo, la extirpación de la glándula podría mejorar tus síntomas de miastenia grave.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento