Nuestro cerebro determina si nos convertimos en los reyes de la Navidad o si somos el Grinch

El espíritu navideño lo marca nuestro cerebro.
El espíritu navideño lo marca nuestro cerebro.
Freepik

En estas fechas, unos se ilusionan como niños y se encargan de todo lo relacionado con las celebraciones, aunque otros más bien se ponen un muro delante para no tener nada que ver con la Navidad. ¿Esto es así porque sí? Según un estudio publicado en The British Medical Journal, tu amor o tu odio por las Fiestas viene determinado por tu cerebro.

Para llegar a esta conclusión, un equipo de investigadores analizó la actividad cerebral de unos voluntarios mientras miraban imágenes navideñas. La investigación, realizada en 2015, estaba enfocada a localizar el espíritu navideño.

Los participantes fueron 10 personas de la zona de Copenhague que habitualmente celebran la Navidad y 10 personas que viven en la misma zona que no tienen tradiciones navideñas.

Según el informe, se realizaron escáneres cerebrales funcionales optimizados para la detección de la respuesta dependiente del nivel de oxígeno en sangre mientras los participantes veían una serie de imágenes con temas navideños, intercalados con imágenes neutrales que tenían características similares pero que no contenían nada que simbolizara la Navidad. Después de escanear, los participantes respondieron un cuestionario sobre sus tradiciones navideñas y las asociaciones que tienen con la Navidad.

Los resultados encontraron "grupos significativos de activación del nivel de oxígeno en sangre aumentada en la corteza motora sensorial, la corteza motora primaria y premotora, y el lóbulo parietal (inferior y superior)" en exploraciones de personas que celebran la Navidad con "asociaciones positivas" en comparación con exploraciones en un grupo que no tiene tradiciones navideñas y "asociaciones neutrales". 

Estas áreas cerebrales, dice el estudio, tradicionalmente se han asociado con la espiritualidad, los sentidos somáticos y el reconocimiento de las emociones faciales, entre muchas otras funciones.

La conclusión es tajante: "Existe una 'red espiritual navideña' en el cerebro humano que comprende varias áreas corticales. Esta red tuvo una activación significativamente mayor en personas que celebran la Navidad con asociaciones positivas en comparación con personas que no tienen tradiciones navideñas y asociaciones neutrales".

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento