Consultorio de Coaching: "Pensar que tengo que volver en septiembre a la oficina me genera mucha angustia'

Una reunión de trabajo.
Una reunión de trabajo.
20minutos | Archivo

Cada semana 20minutos pone en marcha un consultorio de coaching. Nuestra experta, Magda Barceló, responde a cuestiones que tienen que ver con las estrategias para tener las habilidades necesarias que nos ayuden a abordar con éxito las situaciones que la vida nos depara en todos los ámbitos: laboral, emocional, personal, familiar...

Para plantear tu duda escribe un correo electrónico a consultoriocoaching@20minutos.es. Mira aquí las respuestas de esta semana.

Problemas con mi equipo debido al teletrabajo

PREGUNTA: Soy jefe de Proyecto en una empresa tecnológica y gestiono un equipo de 30 personas. Con el teletrabajo creo que he perdido conexión con los miembros del equipo, incluso con los proyectos que se están entregando. Da la sensación de que no me fío de su trabajo, pero es que he perdido algunos vínculos. ¿Qué me aconsejarías para que el equipo se sienta seguro de su trabajo, de que no lo pongo en duda, pero a la vez de que yo también tengo que tener más visibilidad de lo que se ejecuta?

RESPUESTA DE LA EXPERTA: Tienes la impresión que con el teletrabajo has perdido conexión con los miembros del equipo y proyectos, y seguramente así sea. También comentas que puede dar la sensación de que no te fías de tu equipo… yo te pregunto: ¿Te fías de ellos?

Trabajar virtualmente es sustancialmente diferente a trabajar de forma presencial. Hacer lo mismo que cuando estábamos en el mismo espacio pero a distancia, simplemente no funciona. Trabajar virtualmente o en remoto requiere de capacidades personales, estructuras de apoyo y vínculos relacionales particulares. Capacidades personales como la capacidad de transmitir una visión clara y concisa y comunicarte de forma explícita; estructuras de apoyo como buenos sistemas de información que permitan compartir el estado de los proyectos en tiempo real; y vínculos relacionales que cultiven la confianza a través de contactos periódicos vía telefónica, por videoconferencia o presenciales – a propósito, no he nombrado al correo electrónico, ni al WhatsApp.

Por todo ello, te recomiendo tomar conciencia del reto que estáis afrontando conjuntamente. Considera expresar tus dificultades con el equipo y explorar con ellos la mejor forma de lograr la excelencia en este nuevo escenario. Escúchales con atención y promueve la toma de responsabilidades de cada persona, y por supuesto la tuya, lo que inevitablemente facilitará la transformación deseada.

Sentir una conexión muy profunda con una persona

PREGUNTA: Me gustaría recibir una respuesta con vuestra amabilidad. Llevo unos meses conociendo a una persona en un taller de desarrollo personal. Me he dado cuenta que, desde el principio, sentí una conexión muy profunda, cosa que nunca me había pasado con nadie. Mi intuición es que hay algo que nos une desde la infancia relacionado con el pasado. No me atrevo a decirle. Es una persona muy inteligente y también es coach de relaciones. Me gustaría saber como puedo controlar esa emoción y qué debo hacer exactamente.

RESPUESTA DE LA EXPERTA: Siente una conexión especial con una persona que ha conocido recientemente. A lo largo de la vida, es frecuente encontrarse a varias personas por las que sintamos conexiones profundas. A veces se debe a que nuestras heridas psicológicas se parecen. Otras veces ocurre porque nos hablan de partes de nuestra esencia llenas de belleza, que sin embargo no mostramos o reprimimos. A menudo ocurre por motivos imposibles de descifrar.

En el mundo de las emociones, especialmente cuando topamos con personas por las que sentimos una fuerte atracción o química personal, es común sentir que “tenemos que hacer algo”, es decir, que tenemos que accionar esa emoción. Por ejemplo, siento admiración por esta persona, pues tengo que convertirme en su amigo o siento atracción por esta otra, pues inicio una relación sexual con ella. Sin embargo, la mayoría de veces no es necesario ni recomendable hacer nada, más allá de sentir las emociones plenamente, gozar con el proceso y redirigir nuestro foco a otras dimensiones de nuestra experiencia.

Está considerando comunicar su experiencia a esa persona. ¿Cuáles son sus intenciones al hacerlo? ¿Quiere iniciar una relación? ¿Está buscando pareja? Es importante que clarifique sus intenciones al hacerlo y las posibles consecuencias de las mismas, para su propio bien y para el bien de la otra persona y su ecosistema familiar.

Sin conocer más detalles de su situación, le aconsejo que se oriente más a disfrutar de la conexión especial que siente con esta persona – en mi experiencia, uno de los regalos más bellos de estar vivos - y a soltar la idea mental de que tiene que hacer algo al respecto.

Agobio al volver a la oficina en septiembre

PREGUNTA: Con el teletrabajo me he unido más a mi familia, a mi marido y a mis hijos. Por una vez en mi vida he sentido la serenidad y la paz, en un equilibrio personal y profesional. Pensar que tengo que volver en septiembre a la vida loca me genera mucho agobio y angustia. Estoy pensando pedirme una excedencia, despedirme o cambiar de sector. Pero tengo miedo a equivocarme porque otro trabajo no me asegura que mi vida vuelva a estar en ese punto de quietud que he conseguido tras el confinamiento. ¿Qué me aconsejarías?

RESPUESTA DE LA EXPERTA: Celebro mucho que el teletrabajo (¡y la crisis en uno de sus efectos positivos!) te haya unido más a tu familia. Con este cambio has aprendido algo de ti misma de lo que no eras plenamente consciente: lo mucho que valoras el tiempo con tu familia. Ahora está en tus manos hacer algo con este aprendizaje.

Estás valorando opciones y al hacerlo surge el miedo a equivocarte. Dices que “otro trabajo no te asegura que tu vida vuelva a estar en ese punto de quietud”. Una de las cláusulas del contrato “estar vivo” es que no tenemos nada asegurado. Otra de sus cláusulas es que todo cambia, nada se mantiene en su punto, todo evoluciona constantemente. Por ello, te aconsejo que relajes tu apego a ese “punto de quietud” y te abras a lo que la vida te depara. Si esto incluye tomar riesgos para crear una vida profesional más alineada con tus valores, pues adelante. Esto puede tomar forma de cambiar de profesión o sencillamente de renegociar tu forma de trabajar en tu empleo actual. En cualquier caso, no dejes que el miedo te pare los pies. Míralo a los ojos, sonríele si quieres y atraviésalo con tus acciones.

No sentirse bien con ningún trabajo

PREGUNTA: Llevo siete años en el mercado laboral y he cambiado ya cuatro veces de trabajo, dos de ellas incluso de sector. Soy licenciada en Veterinaria, pero me he dado cuenta de que no me gustan los animales. He probado en otros sectores pero tampoco me siento a gusto. Estoy pensando en hacer una oposición para no seguir dando tumbos. Sin embargo, me gustaría saber por qué no me siento bien en ningún trabajo y qué es lo que hay dentro de mí que puede estar fallando.

RESPUESTA DE LA EXPERTA: En tus cambios frecuentes de trabajo has estado buscando aquello que te llenara y no lo has encontrado. Buscas un trabajo que te guste, que te gratifique. Planteas tu situación como un problema a “resolver”, ahora te planteas solucionarlo con unas oposiciones. Sin embargo sientes que el problema tal vez no esté ahí afuera, sino dentro de ti. Y así es. Nada externo es capaz de darte la satisfacción que buscas, si antes no la creas dentro de ti.

Estudiaste Veterinaria y dices que luego te diste cuenta de que no te gustan los animales. Verás esto me resulta difícil de creer, pues algo te llevó a estudiar durante... ¡cuatro años! Es importante que te des cuenta de que, para la mayoría de personas, no existe una profesión allí afuera esperándonos, a la que podamos llegar y ponérnosla como anillo al dedo. La profesión, al igual que la vida, tenemos que forjarla, hacerla nuestra con lo que nos viene dado y aquello que nos mueve. Esto se consigue aceptando las cartas que nos han sido dadas y dando lo mejor de nosotros. Parafraseando a Viktor Frankl, la vida no te debe nada, al contrario, eres tú quién tal vez le debas algo a ella. Por ello te pregunto: ¿Cómo puedes tomar una profesión – cualquiera- darte a ella y hacerla tuya? ¿Cómo puedes tomar aquello que la vida te da, y construir desde allí?

Para responder a estas preguntas te invito a ahondar en tu unicidad y propósito personal. Para hacerlo, te puede resultar útil mi libro: Tu vida épica. Una hoja de ruta para tomar las riendas de tu vida y liberar la fuerza de tu propósito

Mostrar comentarios

Códigos Descuento