Cómo elegir la tapicería de tu coche para no perder demasiado tiempo en limpiarla

Los coches automáticos no tienen embrague, porque lo que es más fácil evitar este tipo de averías
Los diferentes materiales disponibles para la tapicería exigen diferentes limpiezas.
PXHERE

La limpieza del habitáculo del coche es, sin duda, la parte más engorrosa de todo el proceso de higienización de un vehículo. Los diferentes materiales posibles para forrar los asientos exigen el uso de diferentes productos, si no queremos acabar dañando el interior de nuestro automóvil.

Si al escoger un nuevo modelo coche nos preocupa la posterior limpieza de los asientos (y cuánto tiempo puede llevarnos acometer esta tarea), lo primero que hay que conocer son los diferentes materiales disponibles para forrar el interior y sus características: 

  • Polipiel: imitación del cuero, con buen resultado estético y muy resistente. Barato y fácil de limpiar.
  • Cuero: destaca por su elegancia, aunque si es de buena calidad también lo hará por su resistencia. Exige cuidados específicos.
  • Mixta: de cuero y tela. No es excesivamente complicada de limpiar pero sí conllevará una inversión mayor de tiempo y la compra de diferentes productos.
  • Tela: domina el segmento de los coches familiares. Según el tipo de tela se podrá limpiar con más o menos facilidad.
  • Vinilo: destaca por lo fácil de su limpieza y su resistencia.
  • Microfibra: es una mezcla sintética muy resistente y suave, también de limpieza sencilla y rápida. 

La oferta, como se puede observar, es muy amplia y se puede escoger según las necesidades que vaya a satisfacer cada vehículo e, incluso, según las preferencias estéticas. Pero, ¿cómo deberíamos limpiar cada tipo de tapicería?

Consejos e instrucciones

Para limpiar correctamente una tapicería de tela o microfibra es necesario aspirar o soplar con aire comprimido todos los asientos. Después, se aconseja hacer una mezcla de agua con amoniaco y frotarla con un cepillo de cerdas blandas por todos los asientos, incidiendo en las manchas. Finalmente, dejar que se seque.

En el caso de las tapicerías de vinilo o polipiel la limpieza será más rápida, ya que por ejemplo las manchas líquidas no penetran. Es conveniente empezar la limpieza soplando o aspirando las migas y partículas para después pasar un trapo húmedo por todos los asientos. La mezcla deberá ser de agua y jabón, hay que evitar el amoniaco.

Y por último, hay que tener en cuenta que las limpiezas de las tapicerías de cuero o piel son más complicadas, ya que el material también es más delicado. Hay que comprar un limpiador específico y evitar los productos desengrasantes o remedios caseros si queremos mantener los asientos en buen estado.

Lo mejor es aplicar el limpiador con un cepillo muy suave para no dañar la piel y utilizar un segundo producto que nutra el cuero y lo proteja del paso del tiempo.Acondicionándolo evitaremos que se seque y, en consecuencia, se raje o agriete.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento