Segovia deja de servir cochinillo por primera vez en su historia

  • Los afamados Cándido, José María o Casa Duque cierran sus puertas como el resto del sector.
Restaurante Cándido, Junto Al Acueducto De Segovia
Restaurante Cándido, junto al acueducto de Segovia.
EUROPA PRESS

La simbiosis Segovia-cochinillo asado también ha entrado en cuarentena, toda vez que los restaurantes de la ciudad cerraron sus puertas este fin de semana como precaución ante la alarma por el coronavirus. Muchos de ellos cierran por primera vez en su dilatada historia.

Es el caso del emblemático Mesón de Cándido, fundado en 1896 y que desde entonces no ha cerrado ni un sólo día, hasta ahora: "ni siquiera cuando hemos hechos reformas, siempre permanecíamos abiertos de algún modo", relata Cándido López, el nieto del histórico fundador y Mesonero Mayor de Castilla.

"Hemos sobrevivido a dos guerras mundiales, una guerra civil y jamás se ha cerrado hasta ahora"

Sin embargo, el ahora director del negocio considera una cuestión "de fuerza mayor" la actual crisis sanitaria por el coronavirus. No ha sido una decisión fácil para la gerencia del mesón, que es consciente del símbolo que este local representa para la ciudad: "Siempre se ha unido 'Acueducto, mesón y cochinillo' en una simbiosis perfecta", lamenta. "Pero hay que pensar en la salud para atajar esta pandemia", añade el hostelero.

El Mesón de Cándido, ubicado a escasos metros del Acueducto de Segovia, atiende entre 300 y 500 clientes en un día normal de fin de semana, pero el "el coste económico" está hoy "en segundo plano" ya que la prioridad "es poner en valor la salud y las vidas humanas", ha declarado.

De Cándido a Jose María, pasando por Casa Duque

José María es el propietario de otro emblemático restaurante, famoso por su cochinillo asado que lleva su mismo nombre. La preocupación es mucha. "Cuando hacemos las reuniones, vemos a la gente realmente preocupada", narra el empresario, quien tiene a su cargo a una plantilla de 120 personas: "nosotros les decimos que todo se solucionará, pero la realidad es que no sabemos cómo", lamenta.

Desde el año de su fundación en 1982, esta también será la primera vez que el restaurante José María cierre. Que Segovia deje de servir cochinillo por primera vez en su historia afectará, además de al sector de la hostelería, al ganadero.

"A los trabajadores les decimos que todo se solucionará, pero la realidad es que no sabemos cómo"

"Tendremos que adaptarnos y ser flexibles, empezar a congelar o algo parecido", comenta el mesonero, que también es propietario de un criadero de estos animales: "se trata de un producto muy perecedero y de producción imparable", apunta.

Otro de los locales que han cerrado sus puertas por primera vez en su historia es Casa Duque, considerado el restaurante más antiguo de Segovia, fundado en 1895. "Hemos sobrevivido a dos guerras mundiales, una guerra civil y jamás se ha cerrado hasta ahora; esta es la triste historia del día de hoy", comenta una afligida Marisa Duque, directora del restaurante.

Duque atribuye esta decisión de cerrar a "la conciencia social y la prevención de riesgos laborales" de sus 36 empleados: "de ninguna manera voy a poner en riesgo la salud de mis trabajadores, de ninguna manera", manifiesta. Sin embargo, la empresaria no puede evitar mostrar su preocupación por las pérdidas económicas: "Este año está perdido".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento