Así han engañado ya a la nueva tienda sin personal de Amazon

Amazon Go Grocery dispone de unos 5.000 artículos a la venta.
Amazon Go Grocery dispone de unos 5.000 artículos a la venta.
Amazon

Pocos días después de que Amazon abriera en Seattle, Estados Unidos, su Go Grocery, la primera tienda de alimentos frescos sin personal de caja, un periodista de ‘Ars Technica’ ha hecho una prueba para comprobar si es posible engañar a las cámaras y salir sin que detecten algunos productos.

El concepto de Amazon Go Grocery es el mismo que el de las tiendas Go de la compañía -que proliferan en EE UU desde 2018-, pero añade a su lista de productos alimentos frescos como verduras, frutas, carne o pan.

Igual que sus predecesoras, en lugar de contar con empleados encargados de cobrar las compras el establecimiento usa una red de cámaras, sensores e inteligencia artificial para descubrir lo que los clientes escogen en tiempo real y cargárselo después en su cuenta de Amazon... ¿o puede que no?

No se puede entrar en la tienda sin pasar por un torno el QR único que Amazon genera en la app Amazon Go de tu móvil -en la que previamente deberás haber introducido credenciales y un método de pago válido-. Lo cual implica dos cosas: que no puedes entrar al establecimiento sin un smartphone conectado a Internet y que te tienen fichado desde que pones el primer pie en él.

Puedes hacer la compra semanal sin tener contacto con ninguna persona.
Puedes hacer la compra semanal sin tener contacto con ninguna persona.
Eater Seattle

Es en ese mismo torno donde te identifican por primera vez las cámaras, y de ahí en adelante comienzan a rastrear cada paso y acción que haces y resulta muy complicado escapar a su sofisticado sistema de vigilancia, o al menos así lo ha comprobado el periodista de 'Ars Technica' Sam Machkovech.

Machkovech fue a la nueva Amazon Go Grocery para ver si podía embolsarse algunas frutas y verduras ‘gratis’. El periodista “hizo malabares” con frutas y verduras, reorganizando racimos de plátanos e incluso intercambiando artículos a la espalda, con la esperanza de que “sus juegos de manos sobrepasaran a las cámaras”. Pero esto no funcionó.

Machkovech finalmente decidió meterse en un baño y, aunque los pasillos que llevaban hasta allí tenían cámaras, no las hay dentro -obviamente-. Antes de entrar, Machkovech dejó un aguacate en un estante donde Amazon alentaba a los compradores a dejar la mercancía. Una vez dentro, escondió un plátano que había soltado de un racimo durante su juegos de manos, en su mochila.

Antes de entrar al baño, el periodista dejó un aguacate en este estante.
Antes de entrar al baño, dejó su aguacate en este estante.
Ars Technica / Machkovech

El periodista se puso una chaqueta que llevaba en la mochila y se quitó las gafas de sol, esperando que el cambio de vestuario le ayudara a desaparecer. Una vez fuera del baño, cogió algunos artículos para probar su teoría y salió de la tienda.

Cuando Machkovech finalmente recibió su cobro, descubrió que le habían cobrado tanto por el plátano suelto como por el aguacate que había dejado fuera del baño, pero no por los artículos que cogió tras del cambio de vestuario.

Esto es lo que Amazon Go Grocery dice que compró el periodista.
Esto es lo que Amazon Go Grocery dice que compró el periodista.
Ars Technica / Machkovech

Por su parte, Amazon afirma que “el sistema no está destinado a centrarse en personas como Machkovech”, según informa Business Insider. “En Amazon Go y Amazon Go Grocery pensamos en cómo mejorar la experiencia para el 99,9% de los compradores bien intencionados en lugar de diseñar un sistema que se centre en disuadir a unos cuantos malintencionados”, declara un portavoz.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento