Falta de apetito, ansiedad y síntomas depresivos... así es el Trastorno Afectivo Estacional (TAE) o depresión estacional

Trastorno Afectivo Estacional (TAE)
Algunas personas necesitan la ayuda de un psicólogo cuando sufren el Trastorno Afectivo Estacional (TAE).
GTRESONLINE

Cuando llegan las estaciones más frías, como el otoño o el invierno, la exposición a la luz solar es menor. Los días se acortan, las bajas temperaturas provocan que pasemos mucho más tiempo en lugares cerrados y todo esto puede hacer que aparezca el Trastorno Afectivo Estacional (TAE).

Andrea Trujillo, psicóloga de Blua de Sanitas, nos explica que este trastorno también es conocido como depresión estacional. Además, advierte que suele aparecer durante el otoño y el invierno, y "presenta unos síntomas similares a la depresión". Cuando llega la primavera o el verano, estos tienden a desaparecer.

Las sensaciones habituales que suelen acompañar al Trastorno Afectivo Estacional (TAE) son la "tristeza, astenia, irritabilidad y, en ocasiones, [...] una mayor necesidad de consumir hidratos de carbono, como por ejemplo dulces". Esto produce cambios en el ritmo de sueño, altera el apetito y puede provocar que aparezca la ansiedad.

¿Es la falta de vitamina D una de las causas?

Las causas del Trastorno Afectivo Estacional (TAE) todavía no están claras. De hecho, puede haber muchos factores que influyan en su aparición. Sin embargo, la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN) ha alertado sobre que la población no suele llegar a los requerimientos mínimos de vitamina D que está, tal y como indica Andrea Trujillo, "involucrada en la síntesis de la dopamina y serotonina del cerebro" .

De hecho, hasta el 40% de las personas adultas en España no logran sintetizar la vitamina D que necesitan y que la pueden obtener a través de la exposición solar. Este porcentaje es mayor cuando hablamos de personas de más de 65 años. Según la SEEN, un 80% "no cuenta con la cantidad adecuada de vitamina D en su cuerpo".

Aunque es posible resolver la falta de vitamina D a través de la dieta, solamente se logra adquirir un 20%. El mayor porcentaje se lo lleva la exposición al sol que llega hasta un 90%, como destaca Andrea Trujillo. Por lo tanto, es muy posible que la falta de esta vitamina esté relacionada con la aparición del Trastorno Afectivo Estacional (TAE)

Consejos para afrontar el Trastorno Afectivo Estacional (TAE)

A pesar de todo esto, es posible afrontar el Trastorno Afectivo Estacional (TAE) o reducir las posibilidades de que aparezcan sus síntomas. Tanto la psicóloga Andrea Trujillo como la Asociación Estadounidense de Psicología (APA) nos brindan algunos consejos:

  • Realizar ejercicio físico: debe hacerse al aire libre, ya sea caminando o corriendo. Para que surta efecto, es necesario que su práctica sea regular. El ejercicio reduce los niveles de estrés, ansiedad y mejora el estado de ánimo.
  • Llevar una dieta equilibrada: aunque la tendencia sea escoger los alimentos más dulces o con mayor contenido en grasas poco saludables, elegir frutas de temporada e introducir alimentos ricos en vitamina D puede ayudar.
  • Mantener una rutina de sueño: acostarse y levantarse siempre a la misma hora permite crear una rutina de sueño. Además, se recomienda no dormir menos de seis horas ni más de ocho.
  • Planificar las actividades: hacer una lista cada noche de aquellas actividades que se quieren realizar al día siguiente es importante. Ya sea hacer ejercicio durante media hora, quedar con los amigos a tomar algo en una terraza... Lo mejor es que todas se realicen al aire libre para aprovechar la mayor cantidad de horas de luz.

Si los síntomas son muy intensos, dificultan la realización de las actividades diarias, favorecen el aislamiento o causan un gran malestar, es conveniente acudir a un psicólogo. De esta forma, este profesional realizará un diagnóstico sobre si se trata del Trastorno Afectivo Estacional (TAE) para iniciar el tratamiento que sea más acertado. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento