Los alimentos que peor sientan a partir de las 10 de la noche

  • Los expertos recomiendan dejar los hidratos de carbono para primera hora y las proteínas para la noche.
Imagen de un plato de macarrones a la boloñesa.
Imagen de un plato de macarrones a la boloñesa.
GTRES

Lo que comemos afecta a nuestro organismo no sólo por su composición: también influye la hora a la que lo comemos. La clave es que tenemos 'relojes internos' que están relacionados con algunas actividades como por ejemplo, la función gastrointestinal, explica a ABC Laura Arranz, profesora del Departamento de Nutrición de Ciencias de Alimentación en la Universidad de Barcelona.

Arranz revela que la función gastrointestinal empieza a activarse sobre las siete de la mañana. A esas horas, lo ideal es consumir hidratos de carbono, ya que es el 'combustible' que necesitaremos para la actividad del día. El organismo está programado para tirar de esa fuente de energía desde por la mañana hasta media tarde.

A partir de las 18 horas, la capacidad del organismo para quemar hidratos va descendiendo y de hecho, a la hora de la cena es tres veces menor que durante la mañana. A partir de esa hora de la tarde hay que consumir proteínas, triptófano, vitaminas del grupo B y magnesio para, entre otras funciones, fabricar la hormona del sueño (melatonina).

A las 22.30 horas, la función gastrointestinal se detiene para favorecer un descanso sin pausas, motivo por el que no se recomienda cenar tarde, porque la digestión será muy lenta, la glucemia será tres veces más alta y todo ello afectará negativamente al sueño y a la salud gastrointestinal.

Así, por las noches se deben evitar las grasas en exceso, los embutidos, las carnes rojas (ternera o cordero) o las hamburguesas. También hay que huir de salsas, grasas o platos condimentados; hay que evitar hidratos de carbono refinados (pasta, pan blanco, cereales y azúcares); evitar el alcohol, la teína y la cafeína. En concreto, el alcohol atonta, pero no favorece el sueño. Otras personas experimentan molestias gástricas con alimentos como vegetales crudos, pescado azul o frutas cítricas, sobre todo si la persona sufre gastritis o hernias gastroesofágicas.

Con moderación se pueden consumir legumbres, pero como acompañamiento de otros alimentos, como verdura, sopa o ensalada, ya que provocan gases que quedarán acumulados por la noche. El chocolate, por su parte, tienen triptófano y magnesio, pero también teobromina, sustancia similar a la cafeína, así que por la noche, mejor poco y cuanto más negro, mejor.

Buenos alimentos para la cena son las verduras y los cereales integrales, por su contenido en fibra, vitaminas B o magnesio, carnes blancas (pavo o pescado) porque aportan proteínas y triptófano, yogur (que además aporta calcio) y frutas como el plátano y semillas como el sésamo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento