Ganglios inflamados en el cuello, ¿debo preocuparme?

  • Aplicar compresas tibias o dar masajes leves puede aliviar el dolor y la inflamación.
Los ganglios normalmente miden alrededor de un centímetro y no suelen ser visibles.
Los ganglios normalmente miden alrededor de un centímetro y no suelen ser visibles.
GTRES

Los ganglios linfáticos son unas glándulas que forman parte del sistema linfático, una red de vasos distribuidos por todo el cuerpo que transporta la linfa, un líquido que contiene glóbulos blancos, proteínas, grasas y sales.

Los ganglios, que contienen millones de linfocitos, se encuentran en grupos distribuidos por algunas partes del organismo (como axilas, tórax, cuello o abdomen), y su función es la de filtrar la linfa y destruir las sustancias extrañas, es decir, de defendernos frente a las infecciones atrapando virus, bacterias u otras causas de enfermedades antes de que puedan infectarnos.

Cuando hay una infección en el organismo, los ganglios linfáticos aumentan su tamaño debido a que aumenta la producción de glóbulos blancos para hacerle frente.

Por qué se inflaman

Los ganglios, que normalmente miden alrededor de un centímetro y no suelen ser visibles, se inflaman y duelen porque hay una infección localizada en una zona próxima a la que se encuentran.

Es decir, que en caso de tener inflamados, un poco duros y doloridos los ganglios del cuello -a veces incluso con incluso fiebre- suele ser debido a los siguientes procesos:

  • Infecciones en la garganta, como amigdalitis o faringitis.
  • Infecciones en la boca: aftas, infección en alguna pieza dental, gingivitis...
  • Procesos víricos, como los resfriados comunes.
  • Infecciones en el oído, como las otitis, víricas o bacterianas.
  • Una herida cutánea infectada por una zona próxima, como la cara, el cuello, etc.

Lo normal es que cuando las infecciones remiten, la adenopatía -como se conoce a la inflamación de los ganglios- desaparezca y estos vuelvan a su tamaño normal antes de dos semanas.

Mientras remite la infección, para que resulten menos molestos, se pueden aplicar compresas tibias o dar masajes leves para aliviar el dolor y la inflamación.

En raras ocasiones, las adenopatías provocadas por infecciones pueden complicarse y provocar abscesos, que habría que drenar y tratar con antibióticos, o sepsis (infecciones graves generalizadas).

¿Cuándo acudir al médico?

La causa más frecuente de la inflamación de los ganglios del cuello, así como de otras partes del cuerpo, son la infecciones comunes, agudas y no graves, pero en algunas ocasiones pueden ser el síntoma de una enfermedad más grave.

Por tanto, hay que acudir al médico si:

  • El ganglio no vuelve a su estado habitual después de dos semanas o tras remitir la infección.
  • No hay ninguna infección asociada y/o no duelen.
  • Siguen creciendo, aunque sea muy poco a poco.
  • Están duros, fijos y son irregulares.
  • Tiene fiebre persistente, aunque sea muy leve.
  • Están rojos y sensibles.

Después de las infecciones comunes, que son la inmensa mayoría, las enfermedades que pueden provocar las adenopatías suelen ser las infecciones más graves (VIH, tuberculosis, sarampión, mononucleosis...) enfermedades autoinmunes -como artritis reumatoide, lupus- o algunos tipos de cáncer, como el linfoma, la leucemia o algún tumor próximo al cuello.

Además, hay medicamentos que pueden provocar adenopatías, como la fenitoína -un anticonvulsivo- o la vacuna anti tifoidea.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento