Hospital Marina Baixa
El Hospital Marina Baixa de Villajoyosa, donde algunos de los afectados por fiebre Q fueron ingresados. GOOGLE MAPS

La conselleria valenciana de Sanidad ha informado este jueves de la existencia de un brote de fiebre Q en Villajoyosa (Alicante) con seis casos declarados, todos ellos en buen estado de salud, mientras que hay otras cuatro personas más "en estudio".

Según Sanidad, de los seis casos dentro de este brote que continúa en investigación, tres necesitaron de ingreso hospitalario y ya han recibido el alta médica. El quinto caso diagnosticado es el de una niña de tres años de la localidad, el primero en una menor.

La fiebre Q es una zoonosis (enfermedad propia de los animales) causada por la bacteria "Coxiella burnetti". Se declara un brote cuando hay dos o más casos de una misma enfermedad en los que se evidencia una relación epidemiológica, y el actual se dio por existente el pasado 5 de septiembre, cuando se confirmó el segundo paciente, y se comunicó inmediatamente al Ayuntamiento de Villajoyosa y a la consellería de Agricultura.

Ante la clínica inespecífica que presentan estos enfermos, la norma para el diagnóstico confirmado de la enfermedad aguda es la demostración de un incremento al cuádruple de los anticuerpos en dos muestras de suero obtenidas con un intervalo mínimo de 15 días, siendo tomada la primera en la fase aguda de la enfermedad.

La fiebre Q es una zoonosis causada por un bacilo denominado 'Cloxiella burnetii' que clínicamente se comporta como una enfermedad febril aguda que se caracteriza por escalofríos, cefalea, malestar general, mialgias y sudoración profusa, según Sanidad. El periodo de incubación es de entre 14 y 39 días, y su gravedad y duración varían considerablemente.

La principal vía de contagio es la transmisión aérea producida por la inhalación de gotas aerosoles y polvo contaminado por el contacto con animales infectados.

También es posible, aunque mucho menos frecuente, la transmisión vía alimentaria por el consumo de leche cruda de animales contaminados, seguida de regurgitación y aspiración.

El tratamiento habitual consiste en la administración de antibióticos (doxiciclina) por vía oral. No existe profilaxis ante la fiebre Q pero, no obstante, hay que tener en cuenta que la transmisión persona-persona es excepcional.