Por qué no es lo mismo que el móvil se moje con agua salada o agua dulce

Imagen de archivo de un teléfono móvil mojado.
Imagen de archivo de un teléfono móvil mojado.
DariuszSankowski / PIXABAY

Por mucho que lo señalen los fabricantes, ningún teléfono móvil es 100% sumergible en agua. El certificado waterproof que pueden tener algunos de ellos simplemente los protege ante salpicaduras o caídas accidentales momentáneas.

Sin embargo, no es lo mismo que un dispositivo se moje con agua dulce o agua salada. Desde Andro4All explican que ya solo la presencia de agua —de cualquier tipo— en el interior del smartphone puede dar lugar a un cortocircuito que afecte a las piezas del hardware así como provocar la corrosión de estas.

En el caso del agua salada, la corrosión al entrar en contacto con los metales del móvil será más rápida, por lo que el tiempo de actuación para recuperarlo se reduce si se compara con el del agua dulce.

En este sentido, el tiempo juega en contra de las posibilidades de recuperar el teléfono, ya que cuanto más se tarde en eliminar el líquido, menos probabilidades habrá de que el dispositivo vuelva a funcionar.

Entre otras soluciones rápidas para salvar el móvil está la de introducir el móvil en arroz —lo más desmontado posible— para que absorba la humedad, si bien su recuperación dependerá de cuánto líquido haya en el teléfono y de los daños que ya pueda tener.

También recomiendan el uso de productos como Waterrevive, que elimina la corrosión y humedad con mayor efectividad que el truco del arroz —según sus creadores—, aunque debe utilizarse dentro de los diez días posteriores a la caída del móvil al agua, o las probabilidades de 'resucitar' el teléfono disminuirán considerablemente.

Lo que no habría que hacer en ningún caso, señalan, es aplicar calor al dispositivo mediante el uso de secadores o calefactores, ya que sería contraproducente y dañaría todavía más los materiales.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento