Los cinco errores más comunes que acaban con las ruedas del coche
Si la rodadura de la goma de la rueda es inferior a 1,6 milímetros, el neumático está desgatado.  Freepik

Los neumáticos son los elementos del coche que están en contacto directo con el asfalto y, por tanto, una de las partes más importantes del vehículo. De ellos depende la adherencia al firme, por ello es muy importante mantenerlos en buen estado.

La vida útil de los neumáticos depende del uso y el cuidado que se les dé, pero aproximadamente su vida está en torno a los 40.000 y 50.000 km.

La legislación marca que, si la rodadura de la goma de la rueda es inferior a 1,6 milímetros, el neumático está desgatado y, por tanto, requiere una sustitución. Uno manera rápida de comprobarlo es con el truco de la moneda de un euro. Si el borde dorado que rodea la moneda queda cubierto por la goma del neumático, significa que todavía tiene vida útil y no será necesaria su sustitución.

Desde la DGT explican cuáles son los cinco errores más comunes que acaban con las ruedas del coche:

  • Presión: ni mucha ni poca. Si es excesiva se desgasta el centro de la banda y, si es demasiado baja, se dañan los extremos. Lo ideal es medir el aire de los neumáticos con periodicidad, ya que conducir con una presión inadecuada puede derivar en serios problemas.
  • Llanta: tanto si es demasiado ancha como demasiado estrecha para el neumático desgasta la banda de rodadura en el área central y se reduce la tracción.
  • Alineación: si hay desgastes en solo uno de los laterales de la banda de rodadura, el problema está en una incorrecta alineación de los ejes. Reduce hasta un 20% su vida útil e incrementa el consumo un 16%.
  • Frenos: la erosión irregular del dibujo se puede deber a fallos en la suspensión o bloqueo en los frenos.
  • Elección: se debe elegir el neumático conforme a las dimensiones homologadas para el coche en la ficha técnica.