Siete consejos para tener los cristales del coche impolutos este verano
En verano los cristales suelen sufrir más por las altas temperaturas, los insectos o la suciedad.  Pixabay

A la hora de limpiar el coche hay quienes prefieren limpiarlo con manguera y quienes se decantan por el túnel de lavado, seas del grupo que seas es importante mantener el coche en perfecto estado. El 90% de la información que recibimos conduciendo es a través de la vista, por ello es fundamental llevar los cristales del coche limpios.

En verano los cristales suelen sufrir más, las altas temperaturas, los insectos, la suciedad... se quedan impregnados en los cristales y pueden hacer que la visibilidad empeore. Desde la DGT dan una serie de consejos para el mantenimiento de las lunas del coche.

  1. Insectos incrustados: suelen ser los acompañantes incondicionales de los viajes. Una vez llegado al destino es importante limpiarlos ya que algunos bichos son corrosivos y pueden dañar la pintura del vehículo. Hay que limpiarlos con regularidad para no comprometer la visibilidad ni dañar las escobillas.
  2. Repelente del agua: para conseguir que los insectos y la suciedad se adhieran menos a los cristales es aconsejable usar algún producto repelente del agua. De esta manera será más fácil limpiarlo.
  3. Líquido limpiaparabrisas: es esencial llevar un nivel adecuado para eliminar las manchas de suciedad, lluvia con polvo o insectos que se producen durante la marcha y dificultan la visibilidad. A la hora de reponer el líquido es importante que el coche esté frío.
  4. Limpiaparabrisas en marcha: si se necesita activar los limpiaparabrisas para limpiar el cristal, es recomendable no hacerlo con el sol de cara. El efecto de los rayos solares sobre el líquido hace que se pierda visibilidad durante unos segundos.
  5. Lluvia y polvo: las lluvias veraniegas suelen llevar polvo y ensucian más los cristales. Si esto sucede, hay que limpiar el cristal antes de empezar a circular y no usar las escobillas ya que la suciedad se extenderá más e incluso se rayará el cristal. Desde la DGT aconsejan llevar una garrafa con agua en el maletero.
  6. Limpiar sin rayar: esponjas, paños blandos, cepillos de cerdas suaves... son buenos aliados para limpiar el cristal sin dañarlo.
  7. Limpiar sobre cristal mojado: si la suciedad está muy pegada un truco para limpiar la luna es dejar una toalla empapada en agua y jabón. De esta manera los restos se ablandarán y será más sencillo limpiarlo.