El 96% de las personas con cáncer y sus familias afirman haber encontrado dificultades para pedir una baja laboral por su enfermedad o para cuidar a un familiar que se encuentra atravesando un proceso oncológico. Así aparece reflejado en el Informe sobre el cáncer en España 2019 realizado por el Grupo Español de Pacientes con Cáncer (Gepac) con motivo del Día Mundial del Superviviente, en el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos.

El objetivo principal de esta investigación se ha centrado en conocer la percepción de la población con respecto a distintos aspectos que conciernen al cáncer, así como sus opiniones frente a distintas áreas y aspectos de esta enfermedad. Para ello, se difundió una encuesta a diferentes hospitales, Sociedades Científicas, pacientes, asociaciones de pacientes y población en general. La muestra analizada para este estudio, fruto de la encuesta sobre el cáncer en España, está compuesta por 3.001 personas, separadas en diferentes grupos de población: pacientes que tienen o tuvieron cáncer, cuidadores, familiares y amigos de pacientes, profesionales sanitarios y personas sin ninguna experiencia con el cáncer.

En la presentación del documento, en la que han participado Jesús Aguilar, presidente del CGCOF, Olga Donnay, portavoz de SEOM y oncóloga médico del Hospital Universitario La Princesa de Madrid, Cristina Pascual, tesorera de la Junta Directiva de la SEHH y hematóloga en el Hospital General Universitario Gregorio Marañón y Begoña Barragán, presidenta de Gepac, se ha destacado que en la actualidad existe un abismo muy grande para que un familiar o cuidador pueda solicitar una baja laboral para atender a una persona con cáncer.

Además, la mayor parte de las personas encuestadas considera que un paciente o superviviente de cáncer tiene dificultades, tanto sociales como psicológicas, a la hora de reincorporarse al mundo laboral.

Asimismo, los pacientes entrevistados afirman que han encontrado limitaciones para realizar el mismo trabajo que hacían antes de ser diagnosticados y el 70% de ellos, considera que no hay comprensión por parte de la empresa frente a esta situación.

Además, los pacientes y sus familiares señalan su preocupación por el descenso de la calidad de vida durante y después de los tratamientos, tanto a nivel físico como emocional, algo que también puede afectar en su entorno laboral.

Acceso a tratamientos

Algunos profesionales sanitarios encuestados señalan que existen desigualdades de acceso a los tratamientos oncológicos, un hecho que puede estar condicionado por la inequidad entre los diferentes hospitales y comunidades autónomas, así como por las barreras que se encuentran en su día a día.

Solo el 46% de los pacientes y familiares encuestados considera que sí que existe igualdad de acceso a estos medicamentos. El estudio también concluye que el 75% de las personas con cáncer reconoce que su médico ha tenido en cuenta su opinión en el proceso oncológico.

"Existe un gran desconocimiento por parte de la población sobre los profesionales que conforman un equipo multidisciplinar en cáncer (médicos, enfermeros, nutricionistas, trabajadores sociales, psicooncólogos, fisioterapeutas…)", recalca la Gepac en un comunicado. Y es que, el 57% de los pacientes encuestados asegura que no ha sido informado por su médico sobre el soporte de otros profesionales y solo el 53% de ellos ha contado con un equipo multidisciplinar durante su proceso oncológico. A pesar de ello, la mayor parte de grupos poblacionales encuestados considera útil recibir ayuda de otros expertos de la salud, con un acuerdo del 99%.

Para todos es fundamental el apoyo psicológico, seguido de enfermería y nutrición desde el diagnóstico de la enfermedad.

Ensayos clínicos

Pacientes, familiares, profesionales sanitarios y quienes no tienen contacto conocen qué es un ensayo clínico pero, aunque creen en su utilidad, algunos de ellos no estarían dispuestos a participar en uno, según este estudio. El 87% de las personas con cáncer aceptaría formar parte de un ensayo clínico, un argumento que sin duda nos lleva a pensar en la necesidad de inversión en investigación en cáncer.

La Gepac ha querido asimismo alertar sobre los peligros de las terapias alternativas. Según su último informe, el 57% de las personas que conforman la muestra de aquellos que no tienen experiencia con el cáncer piensan que los profesionales sanitarios sí que informan en consulta de las diferentes terapias alternativas. Sin embargo, los riesgos de sustituir los tratamientos por este tipo de terapias es algo que, bajo el punto de vista de los pacientes (61%), no se informa lo suficiente en consulta, algo que contrasta con la idea de los propios médicos, de quienes un 82% asegura que sí lo hacen.

Sobre la dieta y otras preocupaciones

El mayor porcentaje de la población coincide en que ninguna dieta puede ser sustitutiva de los tratamientos médicos oncológicos. "Si hay algo que preocupa a los diferentes grupos encuestados tras el diagnóstico de un cáncer es tener que despedirse de sus seres queridos", recoge entre sus conclusiones el informe.

En segunda posición, para los profesionales sanitarios se sitúa la dependencia mientras que para el resto de perfiles es el deterioro de la calidad de vida. La elección de los profesionales sanitarios, puede estar estrechamente relacionada con que son ellos quienes reciben las quejas en consulta y los encargados de la elaboración de los informes para las consecuentes discapacidades o incapacidades.