Castillo de Aljezur (Portugal)
Un grupo de turistas visita el castillo de Aljezur en Portugal.  EFE/Luís Forra

Entre Lisboa y Sevilla discurre la ruta cultural de al-Mutamid que, con sus dos ramales, abraza el ángulo suroeste de la península Ibérica para descubrir el legado islámico que une a los pueblos de esa zona de España y Portugal. Este camino rememora a al-Mutamid enlaza en uno de sus ramales a Andalucía y el Algarve. 

Cofinanciada con fondos europeos, la ruta da un papel "fundamental" a la transmisión de cultura a las generaciones futuras y con un impacto económico por la atracción de turismo cultural. El tramo entre Aljezur, en el Algarve, y Cortegana, en Andalucía está señalizado. "Integran la ruta no sólo el castillo (de Aljezur), también todos los monumentos del circuito histórico y cultural, iglesias y museos y, en Bordeira, dos sitios muy importantes: el poblado islámico de pescadores y el museo de la tierra y del mar".

Las explicaciones son del vicepresidente de la asociación de Aljezur, José Marreiros. 
Es "fundamental" para que las generaciones futuras conozcan la identidad de los pueblos del suroeste peninsular, "una tarea permanente y enorme", dice el presidente de la Comisión de Coordinación y Desarrollo Regional del Algarve, Francisco Serra.

Este tipo de recorridos culturales son el punto de partida para atraer turistas, con impacto también en la economía local, apunta el presidente de la Región de Turismo del Algarve (RTA), João Fernandes. Según él, "el turista con interés cultural es un turista más cualificado y normalmente con mayor poder económico, lo que, obviamente, impacta en el consumo que hace en el territorio".

Además, se producen sinergias entre ambos lados de la frontera. Así, las actuaciones llevadas a cabo en Andalucía contribuyen a atraer "algunos visitantes" a Tavira, situado a 40 kilómetros de España, señala su alcalde, Jorge Botelho. Considera que "todo aquello que junta partes de la historia del legado islámico en una ruta es importante porque hay un turismo cultural que existe y la gente sigue esa ruta", subrayó Botelho.

Aunque la Ruta de al-Mutamid dispone de placas señalizadoras, una guía y un folleto con un mapa, los textos informativos están escritos sólo en castellano y en portugués. El proyecto es "muy bueno", aunque falte información en otros idiomas, como el inglés, el francés o el alemán, opina Jonathan Wilson, historiador británico afincado en Silves desde hace 20 años.

La Ruta de al-Mutamid es la única de las Rutas del Legado Andaluz que llega a Portugal. El tramo entre Aljezur y Cortegana fue financiado con 212.000 euros del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) a través del Programa Interreg de Cooperación Transfronteriza España-Portugal (POCTEP) 2007-2013.

Liderado por la fundación pública andaluza "El legado andalusí", en España tiene como socio a la Confederación Empresarial de Comercio de Andalucía (CECA), mientras que en Portugal lo integran los ayuntamientos de Silves y Tavira, la Dirección Regional de Cultura y la Asociación de Defensa del Patrimonio Histórico y Arqueológico de Aljezur.