Pintar el coche en casa es posible… si sabes cómo
Una carrocería brillante y en buen estado es señal de que el coche tiene un buen mantenimiento. Freepik

Aunque con una buena limpieza de todos los elementos (desde los faros hasta la tapicería, pasando por la carrocería) y un ambientador con aroma 'a nuevo' se puede conseguir que el aspecto de nuestro coche esté impecable, los estragos del tiempo son, al fin y al cabo, inevitables. Así, debido a la radiación solar y las inclemencias del tiempo (por no hablar de los choques y roces a los que se enfrenta cada vez que se estaciona en un parking), la pintura de nuestro vehículo (su cara más visible) se va desgastando, dándole un aspecto viejo muy difícil de cambiar. Pero, ¿podemos hacerlo en casa sin necesidad de ir a un taller? La respuesta es sí.


Así se pinta un coche en casa, paso a paso

  • Elegir la pintura. Hay que tener en cuenta que en el mercado existen diversos materiales para poder pintar en casa el coche, sin embargo, lo más habitual es elegir los de vinilo, pues, aunque es más difícil dar con el color exacto del coche, es mucho más sencillo aplicarlo (sobre todo si se elije en formado spray en lugar del bote, pues hay que mezclarlo con disolvente y aplicarlo con una pistola eléctrica).
  • Lijar y limpiar el coche a fondo. Antes de ponernos a pintar es esencial eliminar las manchas de óxido y las posibles abolladuras de la carrocería, pues una vez pintadas será imposible levantarlas sin agrietar el color del coche. Así, con ayuda de una lija eléctrica quitaremos los restos de pintura y óxido de la zona a restaurar y limpiaremos a mano con agua y aguarrás (para asegurar que no queda ni rastro de suciedad).
  • Es hora de pintar. Hay que elegir siempre en un lugar abierto y muy bien ventilado, para evitar posibles intoxicaciones con los productos que vamos a utilizar. Eso sí, antes de ponerse manos a la obra, hay que empapelar aquellas zonas que no queremos que acaben con salpicones de pintura. Hecho, solo queda rociar con el spray la zona completa, dejar secar, al menos quince minutos, y disponer una segunda capa para asegurar el mejor resultado.