Gamba de Almeria con huevas azules
Gamba de Almeria con huevas azules  EMMA GARCÍA

Con las vacaciones de Semana Santa a la vuelta de la esquina, no se nos ocurre mejor plan para celebrar la capitalidad gastronómica 2019 de Almería que organizando una escapada por la zona.

Sus encantos son de sobra conocidos: Cabo de Gata, los espectaculares paisajes del desierto de Tabernas, las playas... Pero, por supuesto, la gastronomía juega un papel muy destacado en la región, tanto a la hora de sentarse a la mesa o ir de tapas como si hablamos de los productos de Almería.

Por eso hemos aprovechado una reciente escapada por allí para, además de recordar lo bien que se come, recopilar una pequeña lista con algunos de los productos que mejor representan la identidad gastronómica de Almería.

Tomate RAF

El tomate RAF es quizás el producto que con más orgullo defienden los almerienses. El RAF (de Resistente Al Fasarium, por cierto) empezó a cultivarse precisamente buscando alternativas que el hongo Fasarium no pudiera destruir, y el resultado fue todo un éxito y una revolución en los invernaderos de Almería. Gracias a las condiciones meteorológicas de la región (el sol, el agua rica en sal y los habituales vientos que mantienen refrigerados los invernaderos), la variedad RAF Delicia se ha convertido en una de las más caras y apreciadas del mundo.

La patata ojo de perdiz

Cultivada en pleno corazón del Cabo de Gata, esta variedad de patata se caracteriza por tener una piel suave con unas curiosas marcas rosadas con forma de ojo a las que deben su nombre. Aunque son deliciosas tanto por su sabor como por su textura, y las favoritas de los almerienses, son difíciles de transportar y comercializar fuera de la zona por su fragilidad, por lo que no solemos verlas en otros lugares. Mejor aprovechar cuando estemos por allí.

Pulpo seco

No es raro en los mercados de Almería, e incluso en algunos bares, ver pulpos colgados de ganchos secándose al aire. Este proceso va ligado, sin duda, a la tradición pesquera de la zona, heredada de antiguas civilizaciones que ya aprovechaban la brisa del mar de la región para el secado. Un plato riquísimo que vale la pena probar y que sorprenderá a los amantes del pulpo.

Uva de barco

También conocida como uva de Ohanes, fue una de las principales fuentes económicas de Almería en el sigo XIX. Esta uva con grano dorado de gran tamaño aguantaba muchísimo en óptimas condiciones, lo que facilitaba su transporte en barco, donde viajaba en enormes barriles hasta su destino. Como anécdota nos cuentan que la palabra "granuja" viene de esos granos de uva descartados por no tener el tamaño o estética adecuados, y que las mujeres que se encargaban de desgranar guardaban para sus familias.

Gamba de Almería con huevas azules

Es típica del litoral andaluz y, aunque entre otros nombres, también se la conoce como quisquilla de Motril, en Almería consideran muy suya esta gamba tan peculiar y fácilmente reconocible por sus llamativas huevas de color azul intenso. Nadie puede irse de la ciudad sin probarlas.

Glaseado

Nos cuentan que el glaseado es uno de los postres estrella en Almería. Y después de poder probarlos en Dulce Alianza (local fundado en 1888) no podemos estar más de acuerdo. Merengue glaseado sobre un ligero hojaldre y una fina capa de cabello de ángel, ¿qué podía salir mal? Eso sí, el tamaño es considerable, así que es mejor ir con hambre.

Calamar en aceite

Recetas tradicionales tienen muchas en Almería, y lo cierto es que darían para una lista muy larga. Pero puestos a elegir una, vamos a quedarnos con el calamar en aceite. Es tan simple como suena: prácticamente no lleva nada más que calamar y aceite, así que necesitaremos que ambos sean de la mejor calidad posible. Probamos este plato en Casa Sevilla, un restaurante mítico de la ciudad que, además, cuenta con una espectacular bodega.