Una mosca
Imagen de una mosca. ARCHIVO

La enfermedad del sueño, también denominada "tripanosomiasis africana humana", es una enfermedad tropical muy extendida que, si no se trata, puede ser mortal, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Se transmite por la picadura de una mosca tsetsé (nativa de África) infectada. El picotazo se suele producir durante el día y es doloroso. Se convierte en una úlcera enrojecida; a las pocas semanas pueden aparecer fiebre, inflamación de los ganglios linfáticos, dolor muscular y articular, cefalea e irritabilidad.

En las fases avanzadas la enfermedad ataca al sistema nervioso central y aparecen cambios de personalidad, alteraciones del reloj biológico, confusión, trastornos del habla, convulsiones y dificultad para caminar y hablar. A medida que la enfermedad progresa cualquier esfuerzo, por pequeño que sea, se hace poco menos que imposble.

Uno de los signos más habituales de esta etapa es lo que se conoce como el signo de Kerandel o de la llave, que no es más que la incapacidad de girar una llave en el interior de la cerradura ante los intesos dolores que se producen en la muñeca.

Estos problemas pueden evolucionar a lo largo de muchos años, y si no recibe tratamiento, el enfermo entra en coma y acaba falleciendo.