Logo del sitio

¿Cuál es la mejor música para escuchar mientras conducimos?

Entre un 10 y un 15% de conductores circulan, en la actualidad, sin el permiso renovado.
Entre un 10 y un 15% de conductores circulan, en la actualidad, sin el permiso renovado.
Pixabay

La música forma parte de nuestra rutina. Es la banda sonora en la oficina, nos ayuda relajarnos cuando queremos desconectar y a divertirnos en los momentos de ocio.

A la hora de conducir, es habitual encender la radio para disfrutar de un viaje más ameno. Pero, antes de darle al play es preciso ser consciente de que la música influye en nuestro estado de ánimo y en nuestras capacidades sensoriales. Y, como la conducción es una actividad que requiere de toda nuestra atención, según qué sintonicemos, la música nos puede alterar o distraer durante el recorrido.

En el coche debemos seguir unas reglas básicas tales como preparar la música antes de ponernos en marcha, no usar auriculares y no subir demasiado el volumen. Lo aconsejable es un límite de 95 dB, si lo superamos nuestra capacidad de reacción puede disminuir hasta en un 20%.

El ritmo también nos afecta

Un estudio realizado por la universidad St. John’s de Newfoundland, en Canadá, revela que el ritmo de la música afecta al pulso cardíaco y a la actividad cerebral. Esto significa que si la canción tiene un ritmo rápido, el conductor tiende a pisar más el acelerador. Por eso, los géneros más recomendados son la música clásica y la pop, ya que ambas cuentan con un ritmo cíclico, estribillos repetidos y no ofrecen una mayor complicación al espectador.

El tipo de vía por la que se circula influye, no tanto en el tipo de música que debemos escuchar si no en la forma de hacerlo. Por ejemplo, si conducimos por una autopista o una autovía, es mejor escuchar una música que nos motive y nos mantenga alerta para evitar la somnolencia. En las ciudades, sin embargo, el volumen bajo es más conveniente ya que debemos estar atentos a muchos estímulos, desde semáforos a peatones, pasando por todas las señales de circulación. Y si nos vemos en un atasco, una melodía relajada nos ayudará a reducir nuestra frustación.

Esto son unas directrices generales, pero no es necesario recalcar que, ante cualquier señal de distracción, lo mejor es apagar y seguir nuestro camino. Lo importante es sentirse cómodo al volante y para conseguirlo entran en juego más factores además de la música que escuchemos para conducir. Por ejemplo, es importante contar con unos buenos neumáticos y un coche que nos de fiabilidad.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento