Recurso de Nissan
Recurso de Nissan NISSAN

La firma Nissan anunció este viernes que llamará a revisión unos 150.000 vehículos más después de haber detectado irregularidades en los controles de producción que incluyen la inspección del frenado y del movimiento del volante.

La decisión fue anunciada en una rueda de prensa por directivos del fabricante nipón de automotores, en la primera comparecencia por este tema desde el arresto, el pasado 19 de noviembre, del presidente de la compañía, Carlos Ghosn. La llamada a revisión será notificada formalmente a las autoridades la semana próxima, según informó el vicepresidente corporativo de Nissan, Seiji Honda.

Afecta a diez modelos de la marca Nissan y de sus subsidiarias Isuzu y Mitsubishi producidos entre el 7 de noviembre de 2017 y el 25 de octubre de este año. Los modelos afectados son el Nota (E12), el Hoja (ZE1), el Juke (F15), el Sylphy (B17), el Cubo (Z12) y el Marzo (K13), producidos en la planta de Oppama (Japón); y el Atlas (F24), el Civil (W41), el Isuzu Elf (F24) y el Journey (W41), fabricados en la planta de Auto Works en Kyoto. Todos los vehículos detectados fueron producidos exclusivamente en Japón. La cifra final de vehículos aún se está investigando, pero en un primer cálculo Nissan dijo que afectará a unos 150.000.

La firma viene anunciando una serie de llamadas a revisión desde octubre de 2017 y hasta junio de este año por distintos temas hasta un total de 1.143.540 vehículos de 42 modelos, a los que suma la cifra aproximada anunciada este viernes.

Esos problemas estuvieron ligados a mediciones falsas en la eficiencia del combustible y las emisiones de gases, entre otros, lo que dio pie a nuevas medidas de control que permitieron identificar irregularidades adicionales. Estas últimas, seis en total, incluyen errores en la inspección del frenado, en el movimiento del volante y en las medidas para fijar el velocímetro.

Las explicaciones oficiales dadas a conocer este viernes sostienen que los problemas detectados se debieron al uso de equipos viejos y a la contratación de trabajadores temporales para reemplazar a otros que han dejado de prestar servicio en la cadena de producción.

Nissan lleva años intentando aumentar su competitividad en el sector de automotor recortando costes de producción, entre otras medidas, mediante un programa que impulsó Ghosn, llegado al fabricante nipón desde las filas de Renault, firma que tiene una alianza con la compañía japonesa.

Honda dijo que podría existir la "tendencia" a pesar de que estos problemas han sido "estimulados" por la presión ejercida por Ghosn para recortar costes, pero señaló que la investigación no ha confirmado ningún elemento que lo indique.

Ghosn fue detenido en Tokio y acusado inicialmente de no declarar parte de los ingresos que había acordado con Nissan. Aún está bajo arresto provisional, pendiente de que se le informe de la acusación formal.