María Luisa Carcedo
La ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, a su llegada a la entrega del premio estrategia NAOS 2017, esta mañana en Madrid. EFE/Emilio Naranjo

La ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, María Luis Carcedo, ha anunciado este lunes la implantación en alimentos y bebidas de un logotipo de cinco colores, para facilitar al ciudadano información precisa sobre la calidad nutricional del producto.

Este código, conocido como Nutriscore, se empezará a ver en los supermercados en breve, ya que las empresas están empezando a adoptarlo de forma voluntaria, si bien la medida será obligatoria dentro de un año, el plazo en que estará aprobado el real decreto.

El código consiste en un gráfico con coloración gradual del verde al rojo en cinco niveles al estilo de un semáforo, de tal forma que los verdes identificarán los productos más saludables y los rojos los de menor calidad. Cada producto mostrará el color que le corresponda en función de su contenido en azúcares, grasas saturadas, sal, calorías, fibra y proteínas.

La ministra ha avanzado también que se limitará la publicidad de los alimentos poco saludables dirigida a menores de 15 años mediante una reforma del código PAOS de autorregulación de publicidad con la intención de que las empresas se adhieran de forma voluntaria y, en el caso de que no lo hagan, el Ministerio estudiará la adopción de otras medidas. La ministra expresó que espera que la industria reaccione y que no sea necesario implementar sancione.

Carcedo ha hecho estos anuncios durante la entrega de los XI Premios Estrategia Naos, en un acto en el que, además, ha señalado que se instaurarán también medidas en colegios e institutos para impedir la venta de alimentos y bebidas con alto contenido en azúcar, ácidos grasos saturados y trans, sal y calorías.

Un freno para la obesidad

Facilitará a los ciudadanos "una información más precisa sobre la calidad nutricional de los alimentos y bebidas" para que puedan "seguir una dieta más saludable" y frenar así el sobrepeso y la obesidad, ha dicho la ministra.

Este nuevo etiquetado, en el que el color rojo alerta de una cantidad de grasas saturadas, azúcares y sal poco recomendables y el verde informa de que la calidad nutricional del producto es óptima, tardará en llegar "al menos tres meses" a los supermercados españoles, señaló la ministra, quien también dijo que con esta iniciativa se persigue que "baje un 20% la ingesta de azúcar, sal y grasas saturadas en la dieta de los españoles".

Carcedo, quien reconoció que la obesidad infantil en España es un grave problema, adelantó que se realizará un desarrollo reglamentario de la Ley 17/2011 de Seguridad Alimentaria y Nutrición, que impedirá la venta de alimentos y bebidas con perfiles nutricionales poco saludables en máquinas expendedoras en colegios. Estas medidas se tomarán en coordinación con las comunidades autónomas.

Su departamento tambien desarrollará un protocolo o guía nacional para las contrataciones públicas de menús, cátering o vending en comedores colectivos, que garanticen el equilibrio y la calidad nutricional siguiendo las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Por último, Carcedo se refirió al 'Plan de Colaboración para la Mejora de los Alimentos y Bebidas y otras medidas 2020' y explicó que éste contempla ratificar 20 acuerdos con asociaciones de los cinco sectores del entorno alimentario: fabricantes, distribución, restauración moderna, restauración social y vending, integradas por más de 500 empresas y que afectará a más de 3.500 productores.