Sergi Arola
Sergi Arola en una imagen de archivo. EFE

Los libros de autoayuda, que proliferan como las setas en este otoño, nos repiten aquello de que "no es más grande el que nunca cae, sino el que siempre se levanta". En realidad, parafrasean a Concepción Arenal, que escribió que "el hombre que se levanta es aún más grande que el que no ha caído". De una y otra frase da ejemplo la carrera de Sergi Arola, uno de los cocineros más populares de nuestro país.

Como el rayo que no cesa, el chef regresa dos años después a Madrid, ahora como asesor gastronómico del espacio V Club Feat Arola, que está situado en la sala de fiestas madrileña Las Vegas. De este modo, Arola vuelve a la capital española después de que en septiembre de 2016 cerrara las puertas de su restaurante con dos estrellas Michelin y tres soles de la guía Repsol.

Tras la apertura del restaurante Cormorán, en Santander, y después de estos dos años de ausencia en la capital española, el carismático chef regresa a la escena gastronómica madrileña con su cocina prêt à porter tanto en carta como en varios menús ideales para picar. "Más que abrir un restaurante, lo que hago es sumar mi experiencia a un proyecto apasionante y complejo, me atrevería a decir que único en Madrid", explica Arola.

De esta forma, el chef catalán apuesta por ofrecer en V Club feat Arola una línea de cocina "informal, bien hecha y sin pretensiones gastronómicas", que es la que está de moda en Madrid. "Quiero recuperar el 'espíritu del 97', el de la primera Broche con una forma de comer novedosa.

Se trata de una propuesta más informal, con muchos 'pica pica' de primero y entrantes y platos más formales de segundo. Cocina divertida y para compartir", explica sobre lo que ofrecerá en este nuevo espacio.

Platos con mucho 'rock&roll'

En la carta no faltarán sus icónicas patatas bravas de Arola, su Bomba Barceloneta, el bocata de calamares con pan de tinta o sus alitas fritas con salsa kimchi y cebolleta tierna. Además, de contar con sus albóndigas guisadas con chimichurri y fondue de queso Treviso o mini burgers de vacuno, foie, queso y jugo reducido.

"Mi reto es seguir enamorando al comensal con una cocina divertida, que disfruten, que en cada bocado sientan la pasión que le he puesto a la creación de cada plato y que la gente disfrute con mis creaciones. El resto, es secundario. Pasármelo bien creando platos con mucho rock&roll para que la gente lo pase bien", cuenta el cocinero en su regreso a la escena madrileña.

"Me ha llevado a decidirme por este proyecto en Madrid la aceptación que ha tenido la oferta en Cormorán en Santander, y que evidentemente mi, digamos, faceta de 'chef Michelin' o de alta cocina la tengo muy bien cubierta en el restaurante con estrella Michelin en Sintra, el Lab by Sergi Arola", recuerda.

Este nuevo proyecto pretende convertirse en la "terraza más demandada y top de Madrid", que será la segunda fase del V Club feat Arola para el próximo año. Arola se muestra muy ilusionado.

Nada que ver con el Sergi de enero de este mismo año, cuando se le veía hundido y con graves problemas económicos. En aquellos días, el chef estuvo en una unidad de urgencias por un ataque de ansiedad.

En 2012, Arola se divorció de su mujer y socia Sara Fort, y comenzó su declive profesional. Luego llegaron los problemas con Hacienda, que en 2013 le obligó a cerrar su bodega, coctelería y restaurante Sergi Arola Gastro. A principios de este año el cocinero tenía una deuda de siete millones de euros con bancos y proveedores.