Mosquito  A. Aegypti.
Mosquito A. Aegypti. CAMERON P. SIMMONS

Es una infección vírica que se transmite a los seres humanos por la picadura de mosquitos hembra. Hay cuatro serotipos de virus del dengue: DEN 1, DEN 2, DEN 3 y DEN 4. Sus efectos son similares a los de la gripe y su periodo de incubación es entre 4 y 10 días.

¿Dónde se encuentra este virus?

Prácticamente en todos los países tropicales hay dengue, aunque la enfermedad suele producirse especialmente en zonas urbanas y semiurbanas de Sudamérica, África, Centroamérica y en el Sudeste Asiático.

¿Cómo se transmite?

La transmisión se produce por la hembra infectada del Aedes aegypti —el mosquito de la fiebre amarilla— que provoca una enfermedad parecida a la gripe. No obstante, el único vector que puede transmitir el virus en España es el Aedes albopictus (mosquito tigre) que está muy extendido en el país, especialmente en el litoral mediterráneo. Un mosquito infectado puede transmitir el agente patógeno durante toda la vida.

¿Se puede contagiar entre personas?

No. Fuentes de Sanidad explican a 20minutos.es que la infección de las dos personas en España puede haberse producido de dos modos: una, por la llegada al país de un mosquito portador del virus a través de algún medio de transporte; la segunda, que el mismo mosquito haya picado en España a una persona portadora de la enfermedad y posteriormente a los contagiados conocidos este martes.

Las personas infectadas sintomáticas y asintomáticas son los portadores y multiplicadores principales del virus, y los mosquitos se infectan al picarlas. Tras la aparición de los primeros síntomas, las personas infectadas con el virus pueden transmitir la infección (durante 4 o 5 días; 12 días como máximo) a los mosquitos Aedes.

¿Y cómo ha llegado el mosquito tigre a España?

El Aedes albopictus se ha propagado a Canadá, Norteamérica y a más de 25 países de Europa debido al comercio internacional de neumáticos usados (que proporcionan criaderos al mosquito) y al movimiento de mercancías (por ejemplo, el bambú de la suerte). El mosquito tigre tiene una gran capacidad de adaptación y gracias a ello puede sobrevivir en las temperaturas más frías de Europa. Su tolerancia a las temperaturas bajo cero, su capacidad de hibernación y su habilidad para guarecerse en microhábitats son factores que propician su propagación.

¿Ha habido casos previos?

Según confirman a 20minutosfuentes de Sanidad, los dos casos reportados este martes son los primeros de dengue autóctono detectados en España; es decir, que no se han contraído por viajar a zonas de riesgo. En todo caso, la presencia del mosquito tigre sí se ha detectado anteriormente: se localizó por primera vez en Cataluña en 2004, expandiéndose rápidamente ya que las condiciones climáticas son ideales para su desarrollo y reproducción.

En abril de este año, daban por controlado pero no erradicado la presencia en Fuerteventura del mosquito Aeges aegypti después de que fueran detectados varios ejemplares en el pasado mes de diciembre en la isla. Pese que si que ha habido presencia de mosquitos portadores de este tipo de enfermedades aun no se había registrado en España ningún caso de personas infectadas.

¿Qué síntomas presenta?

Sobre todo fiebre elevada, dolor de cabeza muy intenso, dolor detrás de los globos oculares, dolores musculares y articulares, náuseas y vómitos y agrandamiento de los ganglios linfáticos.

¿Existe tratamiento específico?

Según la OMS, no hay un tratamiento específico para el dengue, pero la detección oportuna y el acceso a la asistencia médica adecuada disminuyen las tasas de mortalidad por debajo del 1%.

Ah.. ¿pero puede llegar a matar?

El dengue grave es una complicación potencialmente mortal porque cursa con extravasación de plasma, acumulación de líquidos, dificultad respiratoria, hemorragias graves o falla orgánica. Los signos que advierten de esta complicación se presentan entre 3 y 7 días después de los primeros síntomas y se acompañan de un descenso de la temperatura corporal (menos de 38 °C) y son los siguientes: dolor abdominal intenso, vómitos persistentes, respiración acelerada, hemorragias de las encías, fatiga, inquietud y presencia de sangre en el vómito. Las siguientes 24 a 48 horas de la etapa crítica pueden ser letales; hay que brindar atención médica para evitar otras complicaciones y disminuir el riesgo de muerte