Microondas
Un microondas para calentar alimentos. GTRES

Existe una especie de norma no escrita que dice que a la hora de recalentar los alimentos siempre es mejor hacerlo en el mismo lugar donde se cocinaron. Por tanto, lo más aconsejable es calentar la sopa en la olla o la lasaña en su fuente en el horno. Aunque toda norma, por supuesto, tiene sus excepciones.

Si hemos guardado la comida en un tupper para conservarla mejor o directamente en un plato, lo tentador para recalentar suele ser el microondas por una simple cuestión de rapidez. Y aunque no hay ningún problema con usar el microondas y resulta práctico en muchas ocasiones, no todos los alimentos reaccionan bien al calentarlos de este modo.

Para conseguir siempre el mejor resultado posible a la hora de aprovechar las sobras sólo tenemos que tener en cuenta cuál es el mejor sitio para recalentarlas.

Mejor en el horno

Pan y bocadillos. Si tenemos que calentar pan del día anterior, el horno gana por goleada al microondas. En el microondas el pan queda gomoso y tiende a endurecerse con rapidez. Hay algunos trucos como envolverlo con servilletas de papel que absorberán algo de humedad y quedará algo mejor, pero si podemos evitarlo, lo ideal es usar el horno. En 8-10 minutos en el horno a 180º y vigilando para que no se queme quedará crujiente. Si lo envolvemos con papel de aluminio se calentará más rápido y no se tostará en exceso la corteza.

Fritos o empanados. Aunque ni la fritanga ni los rebozados aguantan nada bien el paso de las horas y lo ideal es consumirlos poco después de prepararlos, si no tenemos más remedio que recalentar alimentos rebozados o empanados lo mejor es usar el horno, ya que el calor seco hará que vuelvan a recuperar algo de textura, al contrario que el microondas que, en este caso, da unos resultados bastante desastrosos.

Carne asada. A las carnes a la brasa o asadas también les sienta bien el calor del horno. Aunque con el microondas tampoco quedan mal, con el horno y sin demasiada prisa conseguiremos que se caliente de una forma más uniforme y evitaremos el típico síntoma de microondas de encontrar la carne caliente por fuera y fría por dentro.

Pescados y marisco. Aunque el pescado y el marisco es mejor comerlo recién cocinado, si tenemos que calentar algunas sobras lo mejor es hacerlo en el horno para no calentarlo en exceso y que varíe incluso el sabor. Con una temperatura baja en el horno, dejamos que se caliente poco a poco.

Pizza. La pizza casi necesitaría una mención aparte porque necesita algo más de mimo para conseguir el resultado perfecto del día anterior (o casi). Lo ideal es calentarla en una sartén con un par de cucharadas de agua y tapada para que vuelva a recuperar su consistencia. Pero en el horno podemos conseguir un efecto parecido. Introducimos la pizza en el horno y, a la vez, un recipiente con agua (apto para horno). De este modo absorberá la humedad y volverá a quedar crujiente. Podemos hacer lo mismo con el microondas pero no quedará igual.

Mejor al microondas

Sopas y guisos. Las sopas y guisos quedan bien al recalentarlos en el microondas. Lo ideal es ir haciendo tandas de dos minutos de calor, con la tapa de microondas y removiendo cada vez para que todo quede caliente.

Puré. Con el puré recalentado al microondas tenemos que seguir el mismo procedimiento que con las sopas, tandas cortas y remover cada vez para que tenga una buena textura y se caliente por completo.

Arroz y pasta. Con la pasta y el arroz es importante extender bien los ingredientes para que no quede una montaña fría en su interior. Un truco es formar una O con los ingredientes dejando un círculo vacío en el centro del plato para que todo se caliente como es debido. Siempre con tapa. Un truco para que la pasta quede mejor es guardar un poco de agua de cocción y añadirla al plato antes de ponerlo en el microondas.

Salteados y verduras hervidas. Los salteados y verduras con la tapa para microondas quedaran muy bien. Si al sacarlos cuando ya estén calientes añadimos un poquito de aceite de oliva virgen extra y removemos quedarán como recién hechos.