Café con hielo
Café con hielo IKER MORÁN

Que el café que se sirve en la mayoría de bares y cafeterías de España deja bastante que desear no es ningún secreto. Nos creemos un país muy cafetero, pero lo cierto es que ni tomamos tanto café ni, sobre todo, es demasiado bueno.

En verano el drama se traslada a la versión con hielo, en la que es verdad que el frío ayuda a disimular un poco la chapuza y a hacer más refrescantes esos torrefactos y requemados cafés que tanto abundan.

¿Y si nos preparamos un buen café con hielo en casa? Aunque la base sería algo tan simple como preparar un café en condiciones y añadirle cubos de buen hielo al gusto, hemos querido perfeccionar el sistema y le hemos preguntado a Kim Ossenblok, nuestro barista de cabecera, los mejores consejos para hacer un buen café con hielo casero.

"Lo más importante es preparar un café algo más concentrado", nos explica. Así que si se trata de un café expreso, haríamos uno doble, y si es de cafetera italiana o de filtro añadiremos más carga de café. De esto modo, cuando los hielos se disuelvan, evitaremos que el café quede más aguado y pierda intensidad.

Café directamente sobre hielo

Según sus recomendaciones, un buen sistema es utilizar la cafetera de filtro para preparar este tipo de cafés fríos, utilizando más cantidad de café (100 o 120 gramos por litro en vez de 60) y hacerlo directamente sobre hielo.

De esta manera se mantienen mejor los aromas originales del café que si lo hacemos en caliente y luego añadimos los cubitos. Y lo mismo sirve para quienes utilicen una cafetera expreso casera: en vez de añadir el hielo a posteriori, dejamos que el café caiga directamente sobre un vaso con los hielos.

El truco de los cubitos de café helado

Un truco más conocido entre los amantes del café y algunos bares es sustituir los tradicionales hielos por unos hechos con café. De esta manera se consigue, al menos en teoría,  que al deshacerse con el calor el café no quede aguado.

¿Pero realmente es una buena idea o estamos saltándonos alguna norma cafetera? Ossenblok nos da el visto bueno para este método casero aunque, según explica, sirve sobre todo para aprovechar café que nos sobre o darle visualmente un toque diferente a nuestro café con hielo.