café frappé con dulce de leche
café helado con dulce de leche EMMA GARCÍA

Para algunas personas el café es casi tan necesario como respirar, y no hay manera de arrancar el día sin una buena dosis de cafeína. Con los calores, lo de tomar el café humeante apetece bastante menos, y seguramente por eso existen tantas versiones de café helado por todos los rincones del mundo.

Aunque aquí toda la vida en verano se ha tomado café con hielo o alguna versión refrescante como el café con gaseosa o tónica (que los modernos se han agenciado como invento hipster), también en otros países encontramos versiones frías como el shakareto italiano o el café frappé griego, que se preparan con café instantáneo y hielo.

El café frappé griego acabó de popularizarse cuando la conocida cadena Starbucks registró la marca Frappucino, elaborando muchas versiones con diferentes ingredientes y sabores. Pero si nos animamos a preparalos en casa, la verdad es que es relativamente fácil.

Sólo vamos a necesitar un buen café, hielo, leche, una batidora y nuestros ingredientes extra favoritos. Advertimos de que estas versiones no son la cosa más light del mundo, así que, si lo que queremos es un café frío para desayunar o para después de comer, el café con hielo sigue siendo la opción más ligera.

Café helado

Sólo tenemos que mezclar nuestro café con azúcar al gusto hasta diluirlo y dejarlo templar. Mezclamos 100 mililitros de café con 50 mililitros de leche y dos tazas de hielo (las medidas de café y leche se pueden adaptar al gusto, y el café puede ser descafeinado o instantáneo). Lo trituramos todo en la batidora a máxima potencia, hasta que quede homogéneo y cremoso. Servimos en un vaso grade. Podemos, de manera opcional, añadir una nube de nata montada y espolvorear canela.

Café frappé con vainilla

Mezclamos 100 mililitros de café templado (en este caso no será necesario añadir azúcar, pero va a gustos) con 50 mililitros de leche, dos tazas de hielo y una bola de helado de vainilla. Trituramos todo en la batidora y servimos en un vaso grande con una nube de nata montada. Otra opción es batir sólo el café con la leche y el hielo y añadir la bola de helado de vainilla al servir como hacen en las heladerías.

Café frappé con dulce de leche

Prepararemos 100 mililitros de café templado y los mezclamos con 50 mililitros de leche, dos tazas de hielo y 30 mililitros de dulce de leche. Trituramos en la batidora a máxima potencia y servimos añadiendo una nube de nata montada y un poco de dulce de leche para decorar, que podemos calentar en el microondas para que quede más líquido.

Café frappé mocca

De nuevo hacemos la mezcla básica de 100 mililitros de café templado con azúcar al gusto, 50 mililitros de leche, dos tazas de hielo y 10 gramos de cacao en polvo. Trituramos todo en la batidora a máxima potencia y servimos. Decoramos con una nube de nata montada y espolvoreamos cacao en polvo por encima.

Los café frappé son combinables. Podemos preparar una café frappé con vainilla y dulce de leche o mocca. Lo ideal es ir probando versiones y adaptar las cantidades a nuestro gusto.