Derechos y obligaciones en las piscinas públicas: ¿en qué casos puedo reclamar?
Hay una serie de normas sanitarias y de seguridad que todas las piscinas deben cumplir. Pexels

Las piscinas públicas se convierten en verano en uno de los sitios con más aglomeración de gente. Para aquellos que se quedan en la ciudad, son uno de los lugares más reclamados para darse un chapuzón y combatir las altas temperaturas.

Las obligaciones y derechos de las piscinas públicas en España son de carácter autonómico, es decir, el reglamento va en función de cada comunidad autónoma. Pero hay una serie de normas sanitarias y de seguridad que todas ellas deben cumplir:

  • La calidad del agua: se debe analizar y apuntar los diferentes parámetros de la calidad del agua: cloro, pH, transparencia... Mediante sistemas adecuados de limpieza, tratamientos y controles diarios deben mantener el agua de las piscinas con las condiciones legalmente exigidas.
  • Vestuarios y aseos: el recinto tiene que tener aseos y vestuarios limpios y desinfectados a disposición de los usuarios y diferenciados por sexos.
  • Aforo limitado: en función del tamaño del recinto y de las piscinas tiene que fijarse una capacidad máxima de aforo.
  • Socorristas: el número de socorristas depende del tamaño de las piscinas. Es obligatorio que tengan socorristas con titulación, que estén capacitados para realizar labores de salvamento y maniobras de reanimación cardiopulmonar.
  • Disponer de un botiquín de primeros auxilios.
  • Instalación de escaleras. El número varía en función del tamaño de la piscina.
  • Los alrededores deben estar construidos con material antideslizante.
  • Flotadores salvavidas en lugares visibles y de fácil acceso.

Si alguna de estas normas es incumplida por parte de la piscina pública, el usuario puede y debe reclamar ya que son derechos de obligado cumplimiento que garantizan la seguridad de los bañistas.

Igual que las piscinas públicas deben cumplir con una serie de requisitos, los bañistas también están obligados a cumplir el reglamento interno de la piscina. Estas reglas pueden variar de unas piscinas a otras, pero hay normas que son comunes a todas ellas:

  • Ducharse antes de meterse en la piscina.
  • No entrar a la zona de baño con ropa o calzado.
  • Prohibida la entrada con animales.
  • Seguir las instrucciones de los socorristas.
  • Si la piscina es cubierta, usar gorro de baño.
  • Hacer uso de las papeleras.

Muchos de los accidentes que tienen lugar en verano suceden en piscinas. Es importante que tanto el usuario como la piscina pública cumpla las normas para evitar los accidentes.