Medicamentos
Medicamentos en una farmacia. Europa Press - Archivo

Recientemente, la farmacéutica alemana Bayer informó a la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) de la escasez del anticoagulante Adiro, que se prolongará hasta el mes de agosto en 13 provincias. Pero no es el único medicamento con problemas de suministro en las farmacias españolas.

Vasodilatador Hemovas

Otro fármaco destinado a tratar problemas circulatorios está teniendo problemas de abastecimiento desde octubre de 2017. Se trata de Hemovas, un vasodilatador periférico fabricado por el grupo Ferrer, que tras ocho meses no ha conseguir restablecer el suministro regular.

Tras el anuncio oficial del desabastecimiento, la empresa envió un comunicado indicando que el día 15 de noviembre de 2017 la situación volvería a la normalidad. Pero a día de hoy, Hemovas figura en la clasificación realizada por el Consejo General de Farmacéuticos para la segunda semana de junio como el noveno medicamento con más problemas de suministro. Según dicho informe, 47 provincias han comunicado faltas.

En la AEMPS no figura ninguna fecha prevista para la finalización del problema, aunque indica que "existen otros medicamentos con el mismo principio activo y la misma vía de administración (oral)".

Analgésico Nolotil

Uno de los medicamentos más consumidos en España es Nolotil, un analgésico, antipirético y espasmolítico que se utiliza para tratar el dolor y la fiebre que no ceden ante analgésicos más leves. Desde el pasado mes de diciembre, hospitales y farmacias han sufrido escasez del mismo.

La farmacéutica francesa Sanofi es la responsable de suministrar principios activos a los laboratorios españoles y, desde el pasado mes de diciembre, no ha enviado suficiente metamizol magnésico, el principio activo de Nolotil, lo que ha provocado graves retrasos y ceses en su producción. Consecuencia de ello, actualmente es el segundo medicamento con más problemas de suministro en España, detrás de Adiro.

Según la AEMPS, el próximo 30 de septiembre se restablecerá el suministro del medicamento, que de momento se puede sustituir por otros analgésicos según las indicaciones de los médicos.

Vacuna Typherix contra la fiebre amarilla

La farmacéutica británica GlaxoSmithKline (GSK), ha alertado a la AEMPS de la escasez que habrá durante los tres meses de verano de la vacuna Typherix, destinada a prevenir al fiebre amarilla.

La demanda de esta vacuna aumenta durante el periodo de vacaciones debido a los viajes. La fiebre amarilla está presente en las zonas tropicales, por lo que quienes viajan a ciertos países de África y Sudamérica deben vacunarse con, al menos, 10 días de antelación para prevenir el contagio, ya que puede resultar mortal.

La fiebre amarilla es una enfermedad vírica aguda transmitida por mosquitos infectados. El nombre proviene de la ictericia que presentan quienes la padecen. Los primeros síntomas son fiebre, dolores musculares, cefaleas y náuseas o vómitos. Un pequeño porcentaje de los infectados entran en una fase más tóxica, en la que más de la mitad mueren en un plazo de una semana a diez días.

La vacuna es esencial si se va a viajar a un país de riesgo, como Brasil, Costa Rica o Cuba entre muchos otros, ya que es muy eficaz, segura y aporta inmunidad de por vida.

Bactroban, crema antibiótica

Más de 1.500 farmacias españolas han comunicado, desde principios de año, faltas en el suministro de Bactroban, una crema antibiótica utilizada para tratar infecciones cutáneas. Se sitúa en el cuarto lugar de la lista de medicamentos en desabastecimiento realizada por el Consejo General de Farmacéuticos.

Se prevé que la situación se normalice en el próximo mes de octubre.

Problemas de suministro anteriores

En 2017 se registraron en Europa 5.983 casos de hepatitis A, de los cuales, casi la mitad se dieron en España, según el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC).

Este brote coincidió con la escasez de vacunas que se dio durante la primera mitad de ese año. Aunque desde la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (SEMFYC) manifestaron que la falta de suministro no fue la causa, en declaraciones a El Independiente sentenciaron que "ni profesionales ni pacientes están concienciados sobre la necesidad de la vacunación. A veces hace falta un acontecimiento, como puede ser este brote, para que se actualice y alerte del riesgo".