Limpieza
La importancia de limpiar correctamente un horno. GTRES

Para limpiar hornos realmente sucios existen montones de productos en el mercado, rápidos y que funcionan muy bien, eso no vamos a discutirlo, pero también hay alternativas naturales, igual de eficaces, más económicas y que no irritan ni dejan olor a químico por toda la casa.

La verdad es que no descubrimos nada nuevo: de toda la vida en las casas se han usado estos productos naturales en la limpieza del hogar y, aunque pueda parecernos engorroso, podemos tener buenos resultados sin complicarnos demasiado.

Los reyes de la limpieza natural son el limón y el vinagre que, acompañados por el bicarbonato (que es un producto químico, pero muy de andar por casa), tienen la merecida fama de acabar con cualquier tipo de grasa y suciedad. También para limpiar el horno van a ser aliados perfectos, ya que nos facilitarán esta tarea que hay que hacer con relativa frecuencia, nos guste o no.

Vinagre

El vinagre tiene propiedades antibacterianas y desinfectantes, por eso podemos usarlo tanto para limpiar frutas y verduras como para la limpieza en casa. Una buena solución es preparar una botella con spray de agua y vinagre, manteniendo una proporción de 3 partes de agua y una de vinagre para que no huela especialmente mal (aunque el olor a vinagre se va bastante rápido). Con este spray podemos pulverizar las paredes del horno, dejarlo actuar unos minutos y después aclarar con agua.

Si el horno no está muy sucio pero necesitamos hacer una limpieza rápida, podemos llenar la bandeja con dos vasos de agua caliente y 1 vaso de vinagre. Encendemos el horno a 200 grados y dejamos actuar durante 30 minutos. Después, sólo hay que pasar un trapo húmedo por las paredes del horno y el cristal, y el vapor del vinagre hará que la suciedad salga sola.

La pasta mágica de bicarbonato y vinagre

El bicarbonato tiene infinidad de usos domesticos y, a parte de ser económico, podemos encontrarlo en cualquier sitio. Para limpiar el horno podemos esparcirlo directamente por la parte baja si hay restos de alimentos pegados y luego pulverizar con el spray de agua y vinagre. Pero la forma más eficaz para usarlo es hacer una pasta de bicarbonato, agua y vinagre para que se adhiera mejor, y usarlo también por las paredes.

Sólo tenemos que poner en un bol 10 cucharadas de bicarbonato, 4 de agua caliente y 3 de vinagre. Echamos el vinagre muy poco a poco porque hará reaccionar al bicarbonato formando espuma. Si vemos que la mezcla queda demasiado líquida, añadimos un poco más de bicarbonato. Esparcimos la mezcla por el horno, especialmente por las zonas que estén más sucias.

Dejamos actuar unas horas (incluso toda la noche si la suciedad del horno es una cosa exagerada) y después simplemente aclaramos con agua o con el spray de agua y vinagre. No es necesario frotar, la suciedad se despega sola. Si queremos acelerar el proceso porque no tenemos poco tiempo, sólo tenemos que encender el horno y dejarlo un rato con la mezcla dentro. La suciedad se despegará mucho más rápido.

Levadura

La masa de bicarbonato y vinagre también se puede hacer con levadura y vinagre, pero esta mezcla nos gusta menos porque hay que usar bastante cantidad de levadura. Preferimos el bicarbonato que, por otro lado, es más rápido y eficaz.
Sal gruesa
Si no tenemos vinagre en casa o nos molesta especialmente su olor, podemos hacer la misma mezcla de bicarbonato y agua anterior, y sustituir el vinagre por sal gruesa.

Limón

El limón, como el vinagre, también es desinfectante. Para la limpieza del horno nos va ir estupendamente bien proque ayudará a eliminar los olores, especialmente si hemos preparado pescado. Sólo tenemos que echar agua en la bandeja del horno con el zumo de 1 limón y su cáscara.

Lo mejor es hacerlo justo después de usarlo para aprovechar el calor residual, pero si lo hemos pensado tarde, encendemos el horno a una temperatura media y lo dejamos actuar unos 30 minutos. No quedará rastro de ningún olor desagradable y el vapor también ayudará a que podamos pasar un trapo húmedo y limpiar las paredes fácilmente.