Jeringuilla
Una jeringuilla empleada para la extracción de sangre. GTRES

Buenas noticias en el diagnóstico del cáncer. Es decir, en la lucha contra esta enfermedad.  Un grupo de científicos liderados por el doctor Eric Klein del  Cleveland Clinic's Taussig Cancer Institute, han logrado desarrollar un test que localiza hasta diez tipos de cáncer desde sus primeros estadios, incluso antes de que el enfermo experimente ningún síntoma, simplemente mediante un análisis de sangre.

Según informa The Guardian el test recibe el nombre de biopsia líquida y detecta pequeños fragmentos del ADN liberado por las células cancerígenas en el torrente sanguíneo.

En la investigación se estudiaron más de 1.600 casos, los cánceres en los que mejor funciona son los de páncreas, ovario, hígado y vesícula biliar, localizándolos en cuatro de cada cinco casos. Con linfomas y mielomas la efectividad se redujo al 77%, seguidos del intestino y cáncer de pulmón. Los cánceres de cabeza y cuello se detectaron en un 56% de los pacientes.   

El doctor Klein ha asegurado que podría considerarse como "el santo Grial" de la investigación contra el cáncer, ya que  encontrarlos a tiempo implica muchas más posibilidades de curación.  Eso sin contar la sencillez de la prueba, que también supondría un importante ahorro de costes en la detección. No obstante, destaca que aún es preciso seguir investigando y mejorando el test.

El hallazgo se espera que sea presentado oficialmente en pocos días en Chicago, en la conferencia anual de la Sociedad Americana de Oncología Clínica.