Horno microondas.
Horno microondas. PANASONIC

Aunque lleva ya muchísimos años entre nosotros, el microondas sigue siendo un electrodoméstico muy poco aprovechado, y la mayoría de las veces sólo lo usamos para calentar y descongelar.

Pero además de poder hacer infinidad de recetas con él -y palomitas, claro-, hay muchos trucos para que nos facilite las cosas a la hora de cocinar.

Desde improvisar un bizcocho a aprovechar mejor las hierbas aromáticas o el zumo de los cítricos, te contamos unas cuantas maneras de sacarle más provecho a tu microondas.

Brownie mug

Morimos de antojo de brownie pero no queremos liarnos a preparar uno. Ningún problema: cogemos una taza grande y añadimos 4 cucharadas soperas de harina, 3 de azúcar, 2 de cacao en polvo, 3 de agua y 3 de aceite con una pizca de sal. Mezclamos bien todos los ingredientes, ponemos la taza 1 minuto a máxima potencia y listo. Si vemos que ha quedado algo crudo, lo dejamos un poco más de tiempo. Los bizcochos de zanahoria tampoco quedan nada mal.

Secar hierbas

Con las hierbas aromáticas siempre pasa lo mismo, compramos de más y después de usar una pequeña parte ya no sabemos qué hacer con ellas. Con el microondas tenemos la solución para convertirlas en hierbas secas y no tener que tirarlas. Ponemos las hojas sin tallos sobre un papel de cocina y lo tapamos con otro papel de cocina. Las ponemos un minuto al microondas a máxima potencia, damos la vuelta al papel de cocina y lo ponemos un minuto más. Si se despedazan con facilidad, están listas.

Conseguir más zumo y ablandar hortalizas

Para aprovechar al máximo la fruta y sacar más zumo de los cítricos sólo tenemos que ponerlos 10-15 segundos al microondas a máxima potencia. Si ponemos unos tomates 20 segundos podremos pelarlos con facilidad, y lo mismo pasa con los ajos.

Dulce de leche

Nada más fácil que hacer dulce de leche casero. Sólo tenemos que poner la leche condensada en un bol apto para microondas (grande o alto para que no se salga). Calentamos un par de minutos a 600W, removemos y otros dos minutos más. Bajamos la potencia a 400W y seguimos con tandas de dos minutos, removiendo cada vez, hasta que la leche condensada vaya cogiendo el color del dulce de leche.

Cebolla que no hace llorar

Para solucionar el drama de las lágrimas en la cocina cada vez que pelamos cebolla, solo tenemos que cortar los dos extremos y ponerla sobre un plato 30 segundos al microondas a máxima potencia. Hay otros trucos para no llorar al cortar cebolla, pero éste es de los más sencillos.

Espuma de leche

Para preparar un café con leche digno de cafetería, con una espuma perfecta, sólo necesitamos un tarro de cristal y leche entera. Llenamos la mitad del tarro con la leche entera, le ponemos la tapa y agitamos con energía. Quitamos la tapa y lo ponemos 30 segundos en el microondas a máxima potencia, pero vamos observando por si sube mucho y hay que pararlo antes.

Chips vegetales

Si buscamos algo sano y rico para picar entre horas nada mejor que preparar unos chips de vegetales al microondas. Sólo tenemos que cortar los vegetales con ayuda de una mandolina para que todos queden más o menos del mismo grosor (ni muy finos, ni muy gordos). Colocamos los chips sobre papel de hornear ligeramente engrasado, y los ponemos 2 minutos a 800W. A partir de ahí seguimos con intervalos de 30 segundos hasta que queden crujientes sin que queden oscuros.