Aspark OWL
La carrocería del Aspark OWL está hecha de fibra de carbono. GIGAZINE.NET

El Aspark OWL, un superdeportivo eléctrico japonés que se mostró en el pasado Salón de Fráncfort, ha batido el récord de aceleración de 0 a 100 km/h que tenía desde febrero de 2017 un Tesla Model S P100D, que hizo el logro en 2,28 segundos.

El nuevo récord de aceleración ha detenido el crono en 1,921 segundos. Sin embargo, tiene truco: según informa Jalopnik, este logro se consiguió con unas ruedas lisas preparadas para circuitoque no son legales para circular por carretera. El Tesla, sin embargo, sí que tenía ruedas aptas para circular en tráfico real, con dibujo. Según dice la empresa, están trabajando para conseguir el mismo récord con ruedas aptas para la circulación.

La web Gigazine.net cubrió el récord y ha publicado dos vídeos: el primero justo momentos antes de realizar la prueba, instante en el que el piloto quema neumáticos para que tengan el mayor agarre posible.

En este otro vídeo se ve el registro del récord (atención a la pista corta donde lo logra):

Además de los neumáticos mencionados, hay que tener en cuenta que el Aspark OWL cuesta alrededor de los 4,4 millones de dólares (unos 3,6 millones de euros) frente a los cerca de 200.000 dólares (cerca de 160.000 euros) que cuesta el Tesla Model S P100D (precio y ficha técnica). Además, el coche eléctrico japonés solo tendrá una producción limitada de 50 coches. Tiene 430 CV, un par motor de 563 Nm y su peso está por debajo de los 900 kg.

No obstante, Elon Musk ya anunció cuando presentó su nuevo Tesla Roadster que cuando salga a producción en 2020 conseguirá una aceleración de 0 a 100 km/h de 1,9 segundos.