Sexo
Una pareja manteniendo relaciones sexuales. GTRES

La adicción al sexo es la manera en la que se define el comportamiento o vivencia sexual excesiva. Ahora, la doctora estadounidense Ellen Hendriksen, psicóloga en la Universidad de Boston, ha elaborado una lista de seis signos que pueden alertar de la existencia de adicción al sexo, recogida por The Independent.

1. Incongruencia. Es como llama Hendriksen al hecho de que el comportamiento sexual te aleje de tus hábitos de vida, como el trabajo o la familia, y si te lleva a descuidar tus aficiones o tus metas.

2. Falta de control. El adicto al sexo busca la gratificación inmediata y descuida las consecuencias para la salud, la seguridad y a veces, incluso la vida.

3. Compulsión. Este rasgo se comparte con otras adicciones. El adicto se comporta de esta manera no para sentirse mejor, sino para sentirse menos mal, es decir, que los adictos se sienten mal cuando no pueden practicar sexo.

4. Dependencia. Funciona igual que en adicciones a las drogas o al alcohol.

5. Conflación o fusión. El adicto mezcla o fusiona el sexo con otras sensaciones no relacionadas como la felicidad, la autoestima, el miedo o la triesteza. Suele coincidir con que hay más interés sexual cuando el sujeto está deprimido o ansioso.

6. Disfunción. Al necesitar de otra persona (al contrario que la adicción a las drogas), la adicción al sexo puede ser perjudicial para las relaciones de pareja, porque el adicto acaba 'usando' a la persona para satisfacer su adicción, convirtiendo en disfuncionales a las parejas.