Enjuague bucal
Una imagen de un vasito con enjuague bucal. CLAUDE TRUONG-NGOC / WIKIPEDIA

Siempre hemos escuchado que la correcta higiene dental consiste en cepillarse los dientes, usar seda dental y luego un enjuague bucal o colutorio. Pues bien, esta secuencia es errónea. Hay que separar los momentos del cepillado y del enjuague.

La clave es que si usamos el enjuague inmediatamente después del cepillado, el efecto del flúor de la pasta dentífrica se elimina. Por eso, hay que buscar otro momento para usar un colutorio. El consejo lo da nada menos que el National Health Service, el servicio público de salud del Reino Unido.

Además, da otro consejo: hay que evitar comer o beber (excepto agua) en los 30 minutos posteriores al enjuague bucal.