YouTube Kids
El diseño de la aplicación se ha simplificado notablemente en su versión infantil. GOOGLE

Fue en febrero de 2015 cuando pudimos conocer la versión de Youtube que Google había preparado para que los niños más pequeños pudieran ver vídeos sin encontrar contenido poco apropiado para su edad, dando respuesta a una necesidad planteada por las propias familias. A lo largo de este último año y medio YouTube Kids ha ido extendiéndose por distintos países; este miércoles, a partir de las 12.30 horas, la aplicación ha llegado a España para dispositivos móviles  iOs y Android, consolas, Chromecast y televisores inteligentes.

A YouTube Kids le está costando más tiempo extenderse por el mundo de lo que suelen tardar otros productos de Google, algo inevitable dado que los contenidos difieren mucho en cada país y además todos esos contenidos tienen que pasar por tres filtros antes de que puedan verse en la aplicación. Y no se trata solo de un filtrado automático, el proceso incluye una revisión manual y previa de los vídeos.

Indicada para niños de entre tres y ocho años, en su primer año ya obtuvo más de diez millones de descargas.  Hay que tener en cuenta que dos de cada tres niños de entre dos y cinco años usan una tablet, según un estudio de Ipsos encargado por YouTube (junio 2015). Con diez años los niños ya son los principales usuarios de dispositivos móviles para entretenimiento. 

En su primer año la aplicación tuvo más de diez millones de descargas

¿Con qué contenidos llega YouTube Kids a España? Se pueden encontrar los vídeos músicales de grupos como Cantajuego, Dubbi Kids o Pica Pica; clásicos de la animación patria como David el Gnomo, D'artacán o la Familia Telerín; series con personajes más recientes como Pocoyó (que estrenará 26 episodios exclusivos para YouTube en unos meses), Peppa Pig, Jelly Jamm, Doraemon, Masha y el Oso, Caillou o Ben & Holly; vídeos educativos, como experimentos caseros con niños, vídeos para aprender a contar, las letras...

Además de por sus contenidos seguros, la aplicación destaca, como era de esperar y ya se había visto por las versiones lanzadas en otros países, por su fácil manejo. Cuenta con muy pocas opciones de navegación, el menú superior que manejan los niños únicamente tiene cuatro botones (programas, música, aprender y explorar), a los que se suma una opción de recomendados cuando el niño ya tiene cierta actividad. Son botones muy grandes, intuitivos que no presentan complicaciones de manejo incluso para niños a partir de los dos años.

Que tiene YouTube Kids

  • Discriminación por edades. Nada más configurar la aplicación se puede optar por mostrar vídeos para preescolares, para escolares o para ambos rangos. Si se marca la primera opción, los contenidos serán extremadamente blancos, para niños de hasta cinco o seis años como mucho.
  • Dado que los niños más pequeños no saben escribir, la búsqueda de vídeos incluye un sistema de reconocimiento de voz muy intuitivo. De todas formas, la opción de búsqueda se puede ocultar, de manera que la navegación del niño estará aún más controlada ya que limitará notablemente los contenidos que puede encontrar.
  • Por supuesto tiene control parental, desde ahí no solo se quita la opción de búsqueda, también se pueden cambiar rangos de edad, controlar el tiempo que el niño pasa conectado mediante un temporizador, personalizar una contraseña para impedir el acceso a niños mayores a ese control...
  • También existe la opción de notificar directamente a Google aquellos contenidos que hayan podido sortear el triple filtrado y no sean aptos para menores.  "Siempre intentamos que los vídeos sean adecuados, pero ningún sistema es perfecto", explica Vicky Campetella, responsable de prensa de productos de Google.

Que no tiene

  •  No tiene perfil de usuario, uno no se puede logear aunque quiera. Vinculado a lo anterior, los vídeos no se pueden valorar ni comentar. Tampoco guardar favoritos ni suscribirse a canales. Y si hay varios niños usando la aplicación, los recomendados que se generan a partir de las visualizaciones se mezclarán. Si tienen diferentes edades no podremos tener a uno navegando como preescolar y a otro como escolar.  Por supuesto, es imposible que los niños subansus propios vídeos o interactúen con nadie.
  • Es imposible encontrar muchos contenidos que suelen gustar a los niños. No hay youtubers famosos. Las búsquedas de Elrubius, Mellow Yellow o PewDiePie no arrojan ningún resultado. Los unboxing también están muy controlados. Y no hay vídeos musicales convencionales. Si al niño le gusta escuchar música de Katy Perry o Shakira, en YouTube Kids sencillamente no podrá hacerlo. 
  • Tampoco hay películas. En la versión adulta de YouTube es perfectamente posible alquilar el visionado de películas infantiles. Aquí no.
  • Ni publicidad a granel. YouTube Kids es una aplicación gratuita que se sustenta con publicidad, pero solo muestra los anuncios que un equipo en cada país considera aptos para las familias según criterios muy rigurosos. Por ejemplo, no se mostrará ningún tipo de publicidad de comidas o bebidas ni se podrá hacer clic en los anuncios para continuar la compra.

En Netflix, Yomvi y Wuaki

En octubre de 2015 llegó, también tras una larga espera para muchos usuarios, Netflix. Este sistema de pago de visionado de series, documentales y películas tiene también una opción muy avanzada de control parental, con la posibilidad de crear perfiles para cada niño que haya en la casa y que cada uno de ellos pueda ir  seleccionando sus favoritos y pendientes.

 Yomvi cuenta con control parental muy limitado que habría que ir activando y desactivando: un código de cuatro dígitos que establece permisos para poder visualizar contenidos. La manera de acceder a él difiere según el dispositivo que se use y no todos tienen esta opción.

 Wuaki permite configurar desde la web un control parental  por rangos de edad. Igual que con Yomvi, los cambios aplican para todo el que se disponga a ver contenidos y hay que andar quitándolo y poniéndolo.