Omeprazol
Una cápsula de omeprazol, fármaco contra la irritación por reflujo gástrico. WIKIPEDIA

El omeprazol, que es el fármaco más consumido en España, puede causar daños renales. Así se desprende de un estudio publicado en la revista Journal of the American Society of Nephrology.

Según este estudio, el uso prolongado de este medicamento -y de otros que comunmente son utilizados para tratar la acidez de estómago o el reflujo ácido- pueden provocar una reducción de la función renal así como enfermedades renales crónicas.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores revisaron los datos de casi 200.000 pacientes en la base de datos de veteranos del ejército estadounidense de los que al menos 173.000 eran consumidores de antiácidos. De los restantes, al menos 20.000 tomaban bloqueadores de los receptores H2 de la histamina.

La investigación duró cinco años. En ese tiempo los investigadores descubireron que las personas que toman antiácidos son más propensos a tener problemas renales que aquellos que sólo tomaban bloqueadores de los receptores H2 -un fármaco alternativo contra la acidez estomacal-.

Además, esas personas mostraban un 28% mas de riesgo de desarrollar problemas renales crónicos y un 96% de acabar con insuficiencia renal.

No es la primera vez que un estudio llama la atención sobre los peligros de ingerir este tipo de fármacos. Un informe aparecido en la revista Plos One llamaba la atención sobre que los adultos que utilizan este tipo de inhibidores tienen entre un 16% y un 21% de probabilidades de por encima de la media de sufrir un infarto.

Otros estudios han alertado en el pasado que el uso de fármacos contra la acidez estomacal podrían aumentar el riesgo de sufrir una fractura de cadera en un 44% al inferir en la síntesis del calcio o de aumentar en un 27% las probabilidades de sufrir una neumonía.