Pocos temas hay que susciten en Internet un debate tan intenso y acalorado que el canon por copia privada. En contra de los vientos que soplan, y sorprendiendo a propios y extraños, el PP propuso hace unos meses una reforma en la Ley de Propiedad Intelectual que solicita que no se aplique canon a algunos de los dispositivos que actualmente lo soportan.

La iniciativa ha salido adelante con un solo voto de diferencia a favor, al votar un senador socialista favorablemente por error, según informa la agencia EFE citando fuentes parlamentarias. 119 votos en contra y 120 a favor.

En respuesta a la iniciativa del PP, más de un centenar de asociaciones de artistas hacían publico hoy miércoles un manifiesto, titulado La remuneración por copia privada, una cuestión de justicia, publicado en los principales periódicos de tirada nacional, en el que dejaban constancia de su defensa al canon por copia privada y criticaban que el PP “le haga un muy flaco favor al mundo de la cultura... cuando postula la desaparición del canon”.

Juanjo Castillo, gerente de la asociación de músicos ACAM, reconocía antes de la votación a 20Minutos.es que les había pillado por sorpresa la proposición del PP y que “la desaparición del canon colocaría a las sociedades de gestión como la SGAE en una situación gravísima”.

En su propuesta el PP pidió que no se imponga un canon “.. a los programas de ordenador, los equipos informáticos, las conexiones a Internet, los soportes en cds y dvds, así como cualquier otro dispositivo informático y sistemas de almacenamiento y/o reproducción digital”. Tanto Izquierda Unida como el Bloque Nacionalista Galego también han manifestado en repetidas ocasiones su oposición al canon.

La iniciativa del PP surgió semanas atrás cuando corrieron insistentes rumores de que en la nueva Ley de Propiedad Intelectual que el gobierno está elaborando podría gravarse con un canon las conexiones de ADSL, los equipos informáticos, los discos duros, etc. Propuesta que en algunas ocasiones ha sido sugerida desde algunas sociedades de gestión y que sin embargo el ministro de industria, José Montilla, desmintió tajantemente en su momento.

De momento el canon por copia privada se aplica a cintas de video y de casetes, equipos de fotocopiadoras, equipos informáticos multifunción así como varios soportes digitales como son los CD, DVD y MiniDisc. Según la Ley de Propiedad Intelectual el canon por copia privada es una compensación que reciben los autores por las copias que se hacen de sus trabajos. La aplicación del canon a este tipo de soportes digitales provocó que aumentara su precio un 35%.

Recientemente toda al industria de fabricantes de tecnologías de la información publicó un manifiesto en el que se mostraban en contra de la extensión del canon digital a nuevos soportes y servicios.

La Asociación de Internautas (AI), organización más beligerante contra el canon, recuerda en un artículo que el hecho de que “prospere o no la iniciativa es ya una cuestión que únicamente depende del ejercicio de responsabilidad de nuestros representantes en el Senado”, y la asociación pide que “no se produzcan nunca más imposiciones tan injustas y arbitrarias como la que se ha perpetrado desde septiembre de 2003, al extender y generalizar de forma indiscriminada la remuneración compensatoria por copia privada a todo tipo de soportes digitales vírgenes, imposición realizada, además, a espaldas de todos quienes luego hemos tenido que pechar con su pago”.

Si bien la propuesta del PP sirve par trasladar el debate sobre el canon a un ámbito prestigioso como el Senado, no está claro el alcance que podría tener esta iniciativa, independientemente de su aprobación, puesto que la actual Ley de Propiedad Intelectual será sustituida por otra que el Gobierno actual está en proceso de elaboración y en la que sigue figurando el canon compensatorio por copia privada.

NOTICIAS RELACIONADAS