Medicamentos
Varios tipos de medicamentos. ARCHIVO

Si muchos estudios insisten en la necesidad de limitar el consumo de analgésicos, por sus efectos secundarios, del consejo deberían tomar nota los médicos. Y es que es a ellas les prescriben más analgésicos.

Afecta a la salud de las mujeres e incrementa el gasto sanitarioLo acaba de comprobar un estudio realizado por miembros del Grupo de Investigación de Salud Pública de la Universidad de Alicante. Los autores han recibido el premio de la Sociedad Española de Epidemiología al mejor artículo publicado en la Gaceta Sanitaria.

El artículo, bajo el título Desigualdad en prescripción de analgésicos en España. Una cuestión de desarrollo de género, confirma que “el sesgo de género puede ser una vía por la cual las desigualdades en el tratamiento analgésico afecta negativamente a la salud de las mujeres”.

Según sus autores, Elisa Chilet-Rosella, M. Teresa Ruiz-Cantero, José Fernández Sáeza y Carlos Álvarez-Dardeta, “independientemente del dolor, la edad y la clase social, las mujeres tienen mayor probabilidad de prescripción de analgesia que los hombres”.

Ocurre sobre todo en comunidades del sur de EspañaRuiz-Cantero explica que “es cierto que las mujeres visitan un mayor número de veces a su médico con síntomas de dolor, pero incluso eliminando la variable del dolor, se siguen prescribiendo más analgésicos a mujeres que a hombres”. Los resultados del estudio confirman una brecha de género del 29% en la prescripción de este tipo de medicamentos.  

Otro de los sesgos identificados es que “las mujeres que padecen dolor en regiones de menor desarrollo de género tienen menos probabilidades de ser tratadas por un especialista”. Según la investigadora, en comunidades autónomas como las del sur de España, “las mujeres quedan rodando en atención primaria con tratamiento analgésico, mientras que los hombres son derivados en más casos al especialista”.

Este es un hecho que –subraya Ruiz-Cantero– “afecta directamente a la salud de las mujeres e incrementa el gasto sanitario por un alto consumo de fármacos sobre todo en el sur de nuestro país”.