Supermercado Lidl
Sucursal de la cadena Lidl en Saint Sebastien-sur-Loire, cerca de Nantes, Francia. Stephane Mahe / Reuters

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) denunciaba en un informe publicado recienteme que la mayoría de las cremas antiarrugas no resultan efectivas y que las que aportan resultados más satisfactorios son, en general, las más económicas.

La OCU emitía el dictamen tras analizar 14 cremas faciales y la que obtenía mejor nota era 'Cien Crema de Día Q10, Todo tipo de pieles', comercializada por Lidl a 2,99 euros.

Algunos precios están relacionados con la inversión en investigación Tras la publicación del estudio, esta crema en concreto, y según informa el supermercado, se ha agotado en los establecimientos de la cadena. "Desde que se hizo publico el estudio, hemos incrementado el ritmo normal de ventas de este producto por 20" explica Víctor de Bobes Martínez, responsable de comunicación de Lidl, quien añade que están trabajando "para que vuelva a estar disponible lo antes posible."

Aunque reconoce que en esta ocasión el éxito les ha desbordado un poco, Víctor de Bobes explica que "no es la primera vez que un producto de nuestro surtido compite en calidad con otros de marcas más reconocidas del mercado".

Tras la presentación del estudio la Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética se apresuró a puntualizar los resultados del mismo y a defender la eficacia de todos sus productos. Sin embargo, Carmen Esteban, directora científica de la asociación explicaba entonces que la efectividad del producto no está siempre relacionado con su precio.

El alto coste de un producto, en opinión de la experta, estaría justificado el alto coste de algunas fórmulas por la inversión en tecnología e investigación, en las que intervienen biólogos, químicos y matemáticos."Estas fórmulas ceden el paso a otras líneas cosméticas más económicas", añadía Cristina Biurrun, directora científica y técnica de L'Oréal España.