Botiquín de primeros auxilios
A este botiquín solo le sobra la cerradura con llave. FLICKR/Felixe

La intoxicación accidental causa anualmente más de 45.000 defunciones de niños y adolescentes de 0 a 19 años, lo que representa el 13% de todas las intoxicaciones accidentales que se registran a nivel mundial. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), las intoxicaciones ocupan el cuarto lugar entre las causas de fallecimiento por lesiones no intencionales en niños de 1 a 14 años después de los traumatismos ocasionados por el tráfico, las quemaduras y los ahogamientos.

Hay peligros por la posibilidad de intoxicación involuntariaPara los más pequeños, el hogar puede estar lleno de peligros por la posibilidad de intoxicación involuntaria. Los niños son curiosos por naturaleza y exploran su hogar y sus alrededores, donde los adultos ven un peligro ellos ven sólo una posibilidad de juego. La mayoría de las intoxicaciones accidentales pueden evitarse siguiendo una serie de precauciones.

La Asociación Americana de Pediatría (AAP) ofrece una serie de consejos para hacer más seguro el hogar para los más pequeños y contra los venenos. Han recapitulado una serie de consejos sobre cómo realizar los primeros auxilios si un niño sufre una intoxicación.

Prevenir

  • Sé especialmente precavido cuando se produzca un cambio en la rutina diaria: días de fiesta, visitas de los abuelos y a sus casas u otros eventos especiales en los que puede bajar la guardia en la vigilancia de los más pequeños.
  • Almacena las medicinas, los productos de limpieza y de lavandería, las pinturas o barnices y los insecticidas en su envase original en armarios o cajones cerrados con llave, fuera de la vista y del alcance de los niños.
  • Instala un pestillo de seguridad, que caiga automáticamente para cerrarse cuando usted cierre la puerta, en armarios que estén accesibles a niños y que contengan productos perjudiciales.
  • Adquiere y mantén todas las medicinas en recipientes con tapas de seguridad, y mantenlas fuera del alcance de los niños. Desecha la medicina sobrante.
  • Nunca hagas referencia a la medicina como "dulce" u otro nombre atractivo.
  • Revisa la etiqueta cada vez que administres una medicina a un niño, a fin de asegurarte de la dosificación apropiada. Para medicinas líquidas, usa el dosificador que viene con la medicina.
  • Nunca coloques productos venenosos en envases de alimentos o de bebidas.
  • Guarda en un lugar seguro controles remotos regulares, llaveros, tarjetas de felicitación y libros musicales para niños. Estos dispositivos y otros pueden contener pequeñas pilas de botón que pueden causar lesión si se ingieren.

Y curar
Si tu hijo está inconsciente, no respira, o presenta convulsiones o crisis convulsivas debidas a contacto con veneno o ingestión del mismo, llama de inmediato al 112. Si ha estado en contacto con veneno, o sospecha que su hijo puede haber tragado una pila de botón, y tiene síntomas leves o no presenta síntomas, llame al Teléfono de Información Toxicológica al 91 562 04 20.

Sin embargo, d
istintos tipos y métodos de envenenamiento requieren tratamiento diferente inmediato:

  • Veneno ingerido: retira el artículo del niño y haga que el niño escupa cualquier sustancia restante. No induzcas el vómito, ni le des leche o aceite al niño.
  • Veneno en la piel: ponte guantes y desviste al niño, lávale en la ducha con agua templada a chorro durante al menos 20 minutos.
  • Veneno en los ojos: lava los ojos del niño y mantenle los párpados abiertos. Vierte un chorro constante de agua a temperatura ambiente en su ángulo interno durante 15 minutos.
  • Humos, vapores o gases venenosos: lleva de inmediato al niño al aire libre o a un lugar donde haya aire fresco. Si el niño ha dejado de respirar, empieza la reanimación cardiopulmonar (respiración boca a boca y masaje cardiaco, si es necesario) y no la suspendas hasta que respire por sí mismo o alguien más pueda hacerse cargo de él.