Viendo la televisión
Una persona sentada en el sofá viendo la televisión. D.Reichardt

Vemos mucha tele, demasiada. Decenas de estudios ya han mostrado los perjuicios de estar demasiadas horas sentados frente al televisor. Los hombres tienen ahora una razón más para despegar el culo del sofá y hacer algo más "productivo", porque ver mucho la televisión puede afectar a la fertilidad masculina.

Así lo concluye un estudio del Harvard School of Public Health (Estados Unidos), que trataba de analizar en qué medida la vida sedentaria puede afectar a la fertilidad. Lo que han observado es que mucho tiempo frente al televisor reduce a casi la mitad el número de espermatozoides.

Sabemos poco sobre cómo el estilo de vida afecta a la calidad del semenLa investigación, que publica en su último número la revista British Journal of Sports Medicine, entiende que estar al menos 20 horas semanales viendo la tele ya es mucho tiempo.

Los científicos entrevistaron a 189 estudiantes de entre 18 y 22 años por sus hábitos de vida más comunes, como el ejercicio que realizaban, su dieta, el consumo de tabaco, los niveles de estrés y las horas que le dedicaban a ver la televisión.

Así descubrieron que quienes más veían la televisión tenían un número de espermatozoides un 44% menor en comparación con quienes realizaban al menos 15 horas de actividad física a la semana, que registraron un incremento del 73%.

No es cuestión de peso sino de estar en forma

Los investigadores revisaron si la grasa corporal influía en la cantidad de esperma y descubrieron que no hay mucha diferencia entre un hombre obeso y uno delgado. Si los dos pasan el mismo tiempo al frente del televisor, la calidad del semen disminuye en ambos casos.

Se trata de estar en forma, y hay gente con sobrepeso que lo está y hombres delgados que noPor ello, Audrey Gaskin, autora del estudio, asegura a la BBC que "se trata de estar en forma, y hay gente con sobrepeso que lo está y hombres delgados que no". Por actividad física los investigadores entienden "cualquier actividad de moderada a intensa que genere sudor".

Gaskin reconoce que "hay muy poco conocimiento sobre cómo el estilo de vida puede impactar en la calidad del semen y la fertilidad masculina en general". El estudio evidencia que "al menos hay dos factores potencialmente modificables que verdaderamente tienen un impacto en el esperma".

Existen varias hipótesis que podrían explicar este fenómeno. Una de ellas puede ser la temperatura que puede alcanzar el escroto tras unas prolongadas sesiones de televisión. "Pero no todo el mundo comparte esta teoría", aclara la especialista, que reconoce que "también hay quienes piensan que la vida sedentaria incrementa el estrés".