Bruxismo
Al dormir, los dientes se aprietan y rechinan. Archivo

La palabra bruxismo da nombre al hábito involuntario de apretar o rechinar los dientes sin propósito alguno al dormir. Apretar los dientes es bruxismo céntrico y rechinarlos es excéntrico. Entre el 10 y el 20% de la población sufre bruxismo, lo que les provoca problemas musculares de cara, cabeza y cuello y dolores de oído.

El bruxómano no es consciente hasta que le advierten sus compañeros o el dentistaUn estudio de la Universidad de Helsinki (Finlandia) y por el departamento de psicología de la Universidad de Loyola (EE UU) sugiere que la combinación de estrés y una personalidad agresiva y competitiva es el caldo de cultivo perfecto para este problema.
  
Según el odontólogo Iván Malagón, el bruxismo siempre está asociado al estrés pero se manifiesta, en la mayoría de los casos, en pacientes que no tienen una estabilidad en su manera de morder, es decir, que el engranaje de entre sus dientes no es el adecuado.
 
Por lo general, el paciente bruxómano nocturno no es consciente del problema, por lo que son los compañeros de cama o de habitación los que al escuchar los ruidos de los dientes, o el dentista al observar la destrucción del esmalte y la dentina, alertan al afectado de la existencia del bruxismo.

Desgaste prematuro de la dentadura

En los niños, el bruxismo sucede normalmente en los primeros momentos del sueño, suele aparecer entre los cuatro y seis años y, normalmente, desaparece con el paso de los años, cuando salen las muelas y dientes permanentes.

En niños aparece entre los 4 y 6 años y suele desaparece al salir las muelasEl doctor Malagón explica que las consecuencias del bruxismo son nefastas para la salud, ya que el hecho de que los dientes choquen entre ellos de manera anómala, hace que se desgasten excesiva y prematuramente.

Además provoca la sobrecarga de los tejidos de soporte del diente (el ligamento periodontal, la encía y el hueso alveolar), llegando incluso a causar la movilidad de las piezas y su posterior pérdida a medio plazo.

Para el tratamiento del bruxismo puede valer una alineación de los dientes o el uso de una férula o desprogramador. No obstante, en otras ocasiones es necesaria una combinación con terapias antiestrés.