Las multas que te pueden poner con el coche cuando llueve

Son dos escenarios muy malos para adquirir un coche, ya que no se van a apreciar los posibles daños en la pintura y la verificación de la tecnología será más corta por las condiciones climáticas. Mejor posponer la cita.
Conducir con lluvia.
Pixabay/music4life
Son dos escenarios muy malos para adquirir un coche, ya que no se van a apreciar los posibles daños en la pintura y la verificación de la tecnología será más corta por las condiciones climáticas. Mejor posponer la cita.

Las normas de seguridad vial contemplan varios tipos de sanciones que están relacionadas con el estado del vehículo, un estado que puede verse afectado cuando se conduce durante o después de una tormenta. 

Es por ello que conviene saber qué es lo que dice la regulación sobre los desperfectos o los problemas que puede ocasionar la lluvia en el vehículo para poder ponerles solución antes de volver a circular con ellos y, de este modo, evitar pagar una sanción económica. 

Todo ello viene regulado por el Real Decreto 1428/2003, de 21 de noviembre, que contempla el Reglamento General de Circulación de vehículos a motor y seguridad vial.

Multas por infracciones relacionadas con la lluvia

En primer lugar, hay que saber que, en caso de que se esté dando una lluvia torrencial que impida la circulación es recomendable parar para evitar posibles accidentes. Sin embargo, se debe hacer la parada en un sitio permitido. De no hacerlo, la multa es de 200 euros. 

A tales efectos, el artículo 94 del mencionado decreto se especifican los lugares en los que está prohibido parar o estacionar. Es el caso de los lugares con curvas, cambios de rasante de visibilidad reducida, pasos a nivel, pasos de peatones o para ciclistas, en los túneles, en intersecciones, sobre las vías de un tren o en autopistas y autovías, salvo en las zonas habilitadas para ello, entre otros lugares.

En el reglamento también se recoge que "al circular por pavimento deslizante o cuando pueda salpicarse o proyectarse agua", por lo que si está lloviendo o ha llovido, se debe reducir la velocidad para evitar levantar agua al pasar por encima de un charco. 

Por otro lado, tras la lluvia, es importante comprobar si el coche ha quedado embarrado y, por tanto, se dificulta la visibilidad a través de las lunas. Esto viene contemplado en el artículo 19 de la mencionada ley, donde se explica que "la superficie acristalada del vehículo deberá permitir, en todo caso, la visibilidad diáfana del conductor sobre toda la vía por la que circule". La sanción podría ascender, igualmente, a los 200 euros.

También hay que saber que es obligatorio por ley "utilizar el alumbrado cuando existan condiciones meteorológicas o ambientales que disminuyan sensiblemente la visibilidad". Esto incluye tanto niebla como lluvia intensa o nevada. No llevar el alumbrado encendido correctamente o tenerlo estropeado es motivo de multa de 200 euros. 

Por último, hay otros motivos que pueden suponer una sanción al considerarse un peligro para la seguridad vial, como puede ser el hecho de llevar desgastados los neumáticos, algo que debe revisarse cada cierto tiempo. De hecho, en situaciones de lluvia, llevar los neumáticos desgastados es aún más peligroso. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento