Logo del sitio

Cómo saber si el compresor del aire acondicionado del coche está dañado

Detalle de las ranuras de ventilación del aire acondicionado del coche
Detalle de las ranuras de ventilación del aire acondicionado del coche
PXFUEL

Llega esa temporada del año en la que el aire acondicionado se convierte en una herramienta indispensable para poder soportar las altas temperaturas tanto en la oficina como en casa o en el coche. En el vehículo toca asegurarse de que todo el sistema del aire funciona a la perfección para evitar viajes por carretera con un calor sofocante dentro del coche. 

Si el aire acondicionado falla lo más habitual es pensar que se debe a alguna fuga de gas refrigerante en el circuito del sistema, pero esta no es la única razón por la que el aire puede no funcionar a pleno rendimiento. El compresor, que se encarga de transformar el gas en líquido para que circule por los conductos y enfríe el aire que sale por las rejillas, puede ser el motivo de un mal funcionamiento en el aire acondicionado. 

Casi 1.000 euros de reparación

Así, si notamos que el aire sale caliente o que el climatizador no trabaja a pleno rendimiento o ni siquiera expulsa aire, deberemos pensar en el comprensor como el posible causante del problema. 

Otro síntoma de que el compresor no funciona como debe es no escuchar su puesta en funcionamiento. Cuando conectamos el aire acondicionado después de arrancar el coche, se debe escuchar de manera sutil que el compresor se pone en funcionamiento. Si no oímos ningún ruido, lo mejor será abrir la parte delantera del coche para comprobar que no hay ningún problema con este componente, ya que puede ser que algún cable se haya desconectado y la reparación sea sencilla. 

En el caso de que la avería sea de funcionamiento y haya que cambiar el compresor del coche, deberemos estar dispuestos a gastar unos 1.000 euros de reparación, aunque podrían ser menos dependiendo del modelo de compresor, cuyo precio por pieza oscila entre los 80 y los 250 euros.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento