Logo del sitio

Conducimos la versión más potente y sostenible del Nissan Juke

  • Su mecánica híbrida autorrecargable, catalogada con la etiqueta Eco de la DGT, ofrece una respuesta más contundente que la de gasolina y gasta menos, pero eleva notablemente el precio final.
Nissan Juke Hybrid.
Nissan renovó el Juke al completo hace dos años y el resultado fue así de contundente.
D.P.

El Juke de Nissan es el crossover de referencia. Rompió moldes cuando se lanzó en 2010 por su estética, pero también por un talante deportivo que lo distanciaba de los SUV tradicionales y que creó tendencia.

Como es lógico, el concepto ha ido evolucionando, y tras actualizarse en 2014, hace dos años renació con fuerza para hacerse más grande y atractivo, manteniendo sus formas robustas y afilando aún más su diseño.

Sin duda, el Juke es un crossover bonito, claramente dirigido al público más joven, que ahora también puede elegir una mecánica híbrida más potente, limpia y eficiente que la de gasolina tradicional.

La introducción de la nueva mecánica forma parte del proceso de electrificación de todos sus productos que Nissan quiere culminar en 2030. Es la misma que impulsa al Renault Captur E-Tech por las sinergias entre ambas marcas, y está compuesta por un motor de gasolina de 1,6 litros y 94 caballos que se combina con dos eléctricos, uno de 36 kW y otro de 15 kW, para ofrecer una potencia final nada desdeñable: 145 caballos.

El otro elemento indispensable del sistema es una pequeña batería de 0,8 kWh de capacidad útil que, cuando tiene carga, permite que el coche se mueva por electricidad por debajo de los 55 km/h, es decir, hasta el 80% del tiempo en uso urbano.

Nissan Juke Hybrid.
El perfil afilado hace de este crossover uno de los más atractivos del mercado.
D.P.

Un paso adelante

Como hemos mencionado antes, el Juke de última generación es más grande que el anterior (solo en longitud gana 7,5 cm respecto a su predecesor), y eso se traduce en un interior más amplio. La única pega está en el maletero, que en lugar de ofrecer los 422 litros de la versión de combustión, el sistema híbrido obliga a un “recorte” hasta los 354 litros, pero al menos la forma permite aprovechar todo el espacio al máximo y además cuenta con doble piso.

El Juke mantiene la ancha “cintura” de modelos anteriores, y ello limita la visibilidad a los pasajeros traseros, dado que el techo también proyecta una leve caída y la superficie acristalada es pequeña. En cualquier caso, en las plazas posteriores hay espacio suficiente para viajar con comodidad, siempre mejor cuatro personas que cinco.

Nissan Juke Hybrid.
En el interior destaca el volante deportivo y la pantalla de 8 pulgadas del sisema multimedia. Además, los acabados de la línea Tekna son de muy buena calidad.
D.P.

Por su parte, el puesto de conducción es elevado y cómodo, entre otras cosas gracias a unos asientos anchos de diseño deportivo. En el centro del salpicadero sobresale la pantalla del sistema de infoentretenimiento de 8 pulgadas, el cual se maneja con facilidad gracias al básico reparto de funciones y una rápida respuesta.

El cuadro de instrumentos tiene dos esferas. La de la izquierda muestra el nivel de batería y el funcionamiento del sistema híbrido, y la de la derecha marca la velocidad y la capacidad del depósito de gasolina. Entre ambas hay una pantalla pantalla TFT configurable de 7 pulgadas que se maneja desde el volante y aporta información diversa como el uso del sistema, las ayudas a la conducción, información multimedia y las habituales de consumo y trayecto, entre otras.

Nissan Juke Hybrid.
Los asientos son anchos y cómodos, en este caso con los altavoces del sistema de sonido Bose integrados en el cabecero.
D.P.

Buen rodar

En marcha siempre prevalece el funcionamiento eléctrico, lo que hace que el arranque sea silencioso y suave, como la mayoría de los movimientos por ciudad. En el túnel central, entre piloto y copiloto, se ubica el botón que activa la función e-pedal, de modo que al levantar el pie del acelerador el coche retiene bastante y permite hacer mucho menos uso del freno, además de regenerar energía en la batería. Como todo, hay que acostumbrarse al uso, pero cuando coges el truco ya no lo desconectas, dadas sus ventajas.

Además de ello, hay tres modos de conducción, Eco, Standard y Sport, que se adecúan a la utilización del coche. El primero de ellos, en combinación con el e-Pedal, es ideal para circular en ciudad con consumos reducidos, y a la postre es definitivo para que el gasto medio sea hasta un 40% menor que el de gasolina.

Nissan Juke Hybrid.
Pulsando este botón el coche se retiene al levantar el pie del acelerador y regenera más energía para la batería.
D.P.

También es destacable el trabajo realizado en la transmisión automática, pues se adapta como un guante a los imperceptibles cambios entre el motor de combustión y eléctrico y permite un empuje continuado para aprovechar la potencia del sistema híbrido en su totalidad.

Y es que los 145 caballos son bastante notorios, ya sea con el modos Standard o Sport, y ese 25% más de potencia se traduce en una conducción más dinámica y entretenida. Además, la puesta a punto de la suspensión es bastante firme, y eso favorece un comportamiento muy neutro en zonas viradas, con mínimos balanceos de la carrocería, lo que se une a un rodar confortable en carreteras abiertas.

Nissan Juke Hybrid.
El diseño afilado llega hasta las ópticas, que siguen divididas en dos módulos.
D.P.

Consumo muy aquilatado

En el apartado del consumo, que es uno de los principales argumentos de esta variante híbrida autorrecargable, Nissan ha homologado para este Juke solo 5,1 litros de media a los 100 km, y durante la prueba nosotros hemos mantenido un gasto en torno a los 5,4 litros a ritmos tranquilos, lo que está francamente bien. En un uso intenso y exigente del coche, la cifra se aleja lógicamente de ese nivel, pero no es un aumento desorbitado.

Con todo, el Nissan Juke 1.6 Hybrid es un coche atractivo y eficiente que además se beneficia de la ventajas fiscales y de movilidad de la etiqueta Eco de la DGT, pero por contra encontramos un precio que parte de los 30.100 euros, con descuentos, frente a los 23.800 de la variante de gasolina de 114 caballos. El presupuesto manda, porque no son versiones comparables en cuanto a tecnología, consumo o prestaciones.

Nissan Juke Hybrid.
El maletero tiene 354 litros de capacidad frente a los 422 de la versión de gasolina, pero las formas son aprovechables y tiene doble piso.
D.P.

El Juke Hybrid probado es, por otra parte, el Tekna de mayor equipamiento, y además de arrancar en los 32.950 euros (también con descuentos), tiene una dotación elevada con elementos destacables como los faros LED, las vistosas llantas de 19 pulgadas, el sistema de audio Bose, navegador, cámara de 360º y el completo paquete ProPILOT con asistente de carril y control de crucero inteligente adaptativo, además de los detectores de señales, de fatiga del conductor y de presencia de vehículos en el ángulo muerto.

FICHA TÉCNICA

Motor: híbrido de gasolina.

Potencia (kW/CV): 105/145.

Cambio: automático.

Largo (mm): 4.210

Ancho (mm): 1.800.

Alto (mm): 1.595.

Maletero (litros): 354.

Velocidad máxima (km/h): 166.

De 0 a 100 km/h (seg.): 10,1.

Consumo medio (l/100 km): 5,1.

Emisiones CO2 (gr/km): 115.

Precio (euros): desde 30.100 euros.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento