Tras las medidas de apoyo de Suiza

Credit Suisse tomará 50.000 millones en liquidez para frenar la fuerte sangría

Credit Suisse
Credit Suisse tomará 50.000 millones en liquidez para frenar la fuerte sangría.
ep
Credit Suisse

Credit Suisse y Suiza tratan de amortiguar la fuerte caída que el banco sufre en bolsa. La entidad ha anunciado que solicitará 50.000 millones de francos suizos en liquidez al banco central suizo, después de que este anunciara anoche que abría esta posibilidad para la entidad. "Esta liquidez adicional soportará las actividades centrales de Credit Suisse y sus clientes mientras que Credit Suisse da los pasos necesarios para crear un banco más simple y más enfocado a lo que sus clientes necesitan", explica la entidad en un comunicado. 

En paralelo a la petición de auxilio financiero, el banco pondrá en marcha una oferta de compra de una emisión de deuda senior en dólares por más de 2.500 millones de dólares. Asimismo, se ofrecerá adquirir cuatro colocaciones de bonos senior en euros cada uno por 500 millones. Estas ofertas estarán abiertas hasta el 22 de marzo. 

De acuerdo con el consejero delegado del banco, Ulrich Koerner, el paquete de medidas demuestra que se están tomando decisiones para reforzar a Credit Suisse y que este pueda continuar con su transformación. "Agradecemos al SNB y a la FINMA", apuntaba la compañía en su comunicado. "Mi equipo y yo estamos decididos a movernos rápido para construir un banco más enfocado hacia las necesidades de nuestros clientes", insistía en el comunicado.

Un 'rescate' muy diferente

Una de los grandes temores del mercado es que Suiza adoptara un posicionamiento similar al de Estados Unidos con SVB. Las autoridades norteamericanas han dejado caer al banco de Silicon Valley, respaldando sólo a los depositantes. El miedo a que la complicada situación de Credit Suisse, que arrastra notables problemas de gobernanza, derivara en un 'no' rescate del banco, provocó que el miércoles el banco marcara un nuevo mínimo en bolsa, tras desplomarse un 24%.

La negativa de los saudíes a inyectar más capital en Credit Suisse fue el detonante del episodio de pánico del miércoles y ha forzado la reacción de Suiza y la petición de apoyo financiero por parte de la entidad, que, no obstante, se mantiene en una situación complicada. Aun con acceso a la barra de liquidez del banco central, el banco arrastra serios problemas de credibilidad y cuenta con un plan de negocio que pasa por aplicar una fuerte reestructuración. Además, en 2022, sufrió fuertes pérdidas y hace pocos días tenía que reconocer que el auditor había cuestionado algunos de sus controles internos.

El presidente de Credit Suisse, Axel Lehmann, afirmó hace unos meses que el banco estaba logrando frenar la pérdida de depósitos, pero la situación actual no es la más propicia para fomentar que los clientes mantengan la calma. Su figura ha suscitado polémica no sólo porque algunos de sus comentarios se han considerado desafortunados, sino también porque incluso han motivado pesquisas del supervisor suizo sobre si estaban dentro de los límites de lo permitido por la normativa del mercado de valores.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento