Por encima del 4%

El euríbor impone su ley: menos casas de campo tras la pandemia y más 'minipisos'

Mudanza pisos pequeños
El euríbor impone su ley: menos casas de campo tras la pandemia y más 'minipisos'
Freepik
Mudanza pisos pequeños

Emanciparse es cada día más difícil en España. Los jóvenes que intentan salir de sus casas no encuentran un alquiler asequible, y lo mismo ocurre para quienes buscan un nuevo piso para arrendar. Por más que los agentes del sector intenten buscar soluciones, el hecho de que los precios estén por las nubes y el euribor siga al alza- por encima del 4%-, ha generado que la decisión de los españoles se complique, incluyendo el acceder a una hipoteca. Por esta misma razón, ahora los inquilinos ponen el foco en nuevas soluciones y los pisos pequeños o los pisos compartidos son la mejor opción, cuando antes, en plena pandemia del coronavirus, se buscaban casas de campo y pisos de más de 30 metros cuadrados.

Durante la pandemia mucha gente comenzó a buscar pisos más grandes, iluminados, que tuvieran espacios especiales para el teletrabajo, entre otras características que se mantuvieron con el tiempo. Incluso, muchos buscaron alquileres en casas rurales, para pasar los días; sin embargo, la situación ahora ha cambiado y los pisos de entre los 30 y 45 metros cuadrados son los que más llaman la atención, simplemente porque son los más accesibles. Entre la subida de tipos constante de los bancos centrales, la economía a nivel global se ha visto afectada por la subida de los precios. Lo mismo ha ocurrido con el índice de referencia que ronda  cifras encima del 4%, poniendo en jaque los préstamos para alquilar o adquirir una vivienda.

Desde la Asociación Hipotecaria Española han catalogado estas subidas mensuales como una “evolución desfavorable” para el sector, generando contracciones del 8%en la concesión de créditos en lo que va acumulado de los primeros meses del año. A raíz de esto, los precios actuales se han elevado de sobremanera, y acceder a un alquiler se hace cada vez más difícil. La financiación tampoco favorece la situación y por lo mismo ahora se opta por los pisos más pequeños conocidos como los ‘minipisos’. Incluso, según el último informe realizado por el Instituto Nacional de Estadística (INE) de Censos de Población y Viviendas 2021, indica que el interés por este tipo de vivienda ha ido al alza y que Madrid lidera la lista de ciudades que tiene mayor cantidad de pisos de 30 metros cuadrados.

En particular, fueron 44.945 los minipisos de 30 metros cuadrados censados en la capital y le sigue Barcelona con 21.188 pisos; Málaga (10.568); Baleares (7.648) y Las Palmas (5.892). Entre 30 y 40 metros cuadrados, la capital también es número uno con 237.179 pisos y Barcelona con 194.555. Al lanzar este informe, el INE aseguró que esto se debe a que aumentan las personas que buscan un hogar unipersonal: “Mejora las condiciones de vida de una persona viviendo sola y por el envejecimiento de la población”. Además de esta solución, el coliving, los pisos compartidos y otros métodos habitacionales también han cogido fuerza por ser una de las formas más económicas para vivir, tanto así que la oferta de alquiler en piso compartido se dispara un 34% y su precio se eleva un 3% por el rechazo que se ha generado a la compra de vivienda ante el incremento del euríbor. 

Según los últimos datos del portal inmobiliario Idealista, la mayor subida de oferta fue en Castellón de la Plana con un 156%, seguido de Almería con 98%, Alicante (81%), Lleida (77%), Albacete (68%) o Murcia (67%). En Barcelona, por ejemplo, el aumento ha sido del 63% mientras que en Madrid se mantiene en un 10%. Según el mismo estudio, el perfil de quienes buscan este tipo de pisos compartidos, siguen siendo en gran parte jóvenes, pero debido al alza de precios, la edad media ha subido hasta los 34 años.

Ley de Vivienda, 23J… sumado al euríbor

El índice de referencia no es el único que ha afectado. La situación económica del país previa a la pandemia se encontraba más estable, y la emancipación juvenil, según datos de la Encuesta de Población Activa (EPA), fue en en 2018 del 28,87% de los jóvenes, y en 2019 del 20,65%; sin embargo, con la llegada de la pandemia la balanza se desestabilizó y la cifra bajó a 17,11% en 2020 y 16,75% en 2021. En este sentido, esto se ha visto afectado por diferentes factores que han hecho que los jóvenes miren por otros ámbitos para alquilar un piso.

La Ley de Vivienda también ha afectado a esta situación de incertidumbre. La inseguridad jurídica que ha provocado la normativa por incluir artículos como el de la limitación de precios en zonas tensionadas, o la definición de gran tenedor ha marcado unos meses de tensión en el sector. Sin embargo, unas semanas después de su aprobación, la situación se puso en jaque con los resultados de las elecciones autonómicas del 28M. Así, después de un largo proceso de incertidumbre, sólo una comunidad autónoma se ha pronunciado respecto a su aplicación: Cataluña.

Aunque actualmente hay una brecha política dentro de la izquierda catalana sobre este ámbito, la Generalitat sigue marcando el paso para que la declaración de zonas tensionadas, y limitar el número de inmueble para los grandes tenedores sigan en pie. Sin embargo, agentes del ‘ladrillo’ han asegurado que esto generará, al igual que el alza de tipos y del euríbor, más problemas en ámbitos inmobiliarios y que se “imposibilitará el acceso a la vivienda”. La Associació de Promotors i Constructors d’Edificis de Catalunya (APCE) y también la patronal Foment del Treball, han comentado que esta decisión del Govern (de bajar de diez a cinco los inmuebles para considerar como grandes tenedores a propietarios), agravará el problema de acceso a la vivienda.

Así, “provocará la retirada de pisos de la oferta en alquiler para ir a la venta, justo el efecto contrario al que se necesita”, zanjan, y añaden que "incrementa la inseguridad jurídica” que actualmente existe. El 23-J también ha traído consecuencias, y los agentes del sector han demostrado su descontento y dicen que este nuevo escenario nacional a nivel político vuelve a desestabilizar el mercado y afectará, entre otras cosas, a la compra de viviendas. "El resultado del 23-J arroja un panorama económico complejo que, sumado a la reciente nueva subida de los tipos de interés por parte del BCE, aboca al mercado residencial a la incertidumbre. No es una buena noticia desde el punto de vista inmobiliario", señala el subdirector general de Donpiso, Emiliano Bermúdez.

Redactora de Clima

Periodista y Master en Gestión de Empresas de Comunicación. Me incorporé a 'La Información' en 2020 en el área de startups. Hoy llevo temas de Clima e Inmobiliario. Aterricé en España hace cuatro años atravesando el charco desde Santiago, Chile. Allí estuve en medios de comunicación como Televisa y RadioZeta, y en agencias.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento